ROBERTO FLORES | @BETOFLORES67
24 de febrero de 2016 / 03:31 p.m.

Aunque la afición rayada ya le cantó a los Tigres que tienen miedo y que Damián Álvarez les contestó que hacía mucho tiempo estaban callados, ni Luis Miguel Salvador ni Alejandro Rodríguez quisieron “calentar” más el Clásico Regiomontano 106.

Los altos mandos del Monterrey y Tigres prefirieron ser mesurados en estos momentos argumentando que tienen juegos importantes por delante antes de pensar en el juego ante el acérrimo rival del próximo 5 de marzo en el nuevo estadio de los Rayados.

“La verdad, ahorita nada (de Clásico). Nosotros estamos enfocados, tenemos un partido hoy, tenemos un partido previo el sábado todavía y ya todo el tema del Clásico se atenderá la próxima semana, ahorita la verdad no nos vamos a distraer.

“Lógico sabemos que es la fiesta de la ciudad, pero a cada cosa hay que darle su momento y su tiempo y ahorita lo que suceda, lo que declaren, lo que hagan o deshagan para nosotros pasa a segundo término, ya a partir del lunes nos ocuparemos de preparar el Clásico”, afirmó tajante Salvador al final de la presentación de la Copa Guadalupe 300.

Y es que tras golear al Veracruz 5-1 el sábado pasado los aficionados del Monterrey empezaron a cantarle al acérrimo rival en las tribunas: “¡Tigres tiene miedo, Tigres tiene miedo!” se dejó escuchar en toda la nueva casa albiazul.

Mientras que el martes tras el entrenamiento felino, Damián Álvarez fue muy enfático al contestar sobre este tema: “Qué bueno, hace dos años que no los escuchaba, entonces se ve que están vivos”.

“Cuando hablan de que se calienta el Clásico no estamos hablando de temperaturas, estamos hablando de algo muy serio. Es muy importante que la afición entienda que a lo que a nosotros hoy nos toca es Salt Lake City y pensar en ganar, recibir al América que no es nada fácil.

“El Clásico va a ser un gran partido entre dos grandes equipos y obviamente va a ser un gran espectáculo creo que va a ser el mejor espectáculo de México, sin duda”, sentenció el presidente felino.

El que sí pintó color desde ya para dar un favorito en esta nueva edición del Derby Norteño fue el alcalde de Guadalupe Francisco Cienfuegos.

“Yo soy rayado. No lo puedo negar, pero que gane el mejor durante los 90 minutos”, reveló con una sonrisa.

.- ¿Su pronóstico?

“2-1 Rayados, que se quede la copa aquí. Que gane el mejor dentro la cancha, toda mi familia política es tigre y ahí es donde voy a tener problemas en mi casa. Que exista un ganador, para un lado o para el otro, pero que no hay empate, que haya un triunfador”.