24 de abril de 2013 / 03:36 p.m.

 Las infecciones de malaria, una enfermedad a la que está expuesta la mitad de la población mundial, podrán ser diagnosticadas en 15 minutos gracias a un nuevo dispositivo creado bajo la coordinación de la Universidad St George de Londres.

El aparato, que se parece a un teléfono celular equipado con nanotecnología punta, utiliza una gota de sangre del paciente para detectar la infección palúdica y una eventual resistencia a fármacos concebidos contra la enfermedad.

Con ello, permite a los médicos prescribir combinaciones personalizadas de medicamentos antipalúdicos, explicó en un comunicado la Comisión Europea (CE), que apoya la investigación.

""El proyecto se inició ante las muestras crecientes de que el parásito del paludismo está mutando para hacerse resistente a las terapias antipalúdicas más eficaces, basadas en combinaciones de fármacos con artemisinina"", señaló el ejecutivo europeo.

Los primeros ensayos de campo se realizarán este año, 12 meses antes de lo previsto en un inicio.

De tener éxito, el mecanismo podría ponerse en circulación en los países en desarrollo a partir de 2015.

Sus creadores confían en ""proporcionar la misma calidad de resultados que un laboratorio, pero con un costo y un plazo muy inferior, lo que lo hace idóneo para su uso sobre el terreno"", afirmó en un comunicado la comisaria europea de Investigación, Innovación y Ciencia, Maire Geoghegan-Quinn.

""Para luchar contra esa enfermedad, es tan importante poder hacer un diagnóstico rápido y preciso como contar con nuevas vacunas, nuevos fármacos o nuevos métodos para impedir su propagación"", sostuvo.

Denominado Nanomal, el proyecto cuenta con un presupuesto de 5.2 millones de euros (unos 6.75 millones de dólares), de los cuales cuatro millones de euros son financiados por la Unión Europea.

La universidad londinense trabaja en cooperación con la Universidad de Tubinga (Alemania) y el Instituto Karolinska (Suecia), además de la empresa británica QuantuMDx, especializada en el diagnóstico mediante dispositivos portátiles y en la secuenciación del ADN.

Según la Organización Mundial de Salud (OMS), en 2010 se registraron en todo el mundo 219 millones de casos de infección por paludismo y unas 660 mil personas murieron por culpa de la enfermedad, en su mayoría niños de menos de cinco años.

NOTIMEX