18 de marzo de 2013 / 08:19 p.m.

Tapachula, Chis. • Alumnos de Ingeniería Electromecánica del Instituto Tecnológico de Tapachula (ITT) inventaron una silla de ruedas para personas con capacidades diferentes, la cual puede subir banquetas y escaleras sin necesidad de ayuda de otra persona.

Los estudiantes del octavo semestre, Marco Antonio Meza González, Alejandro Chávez Mota y Edvin Reyes Samayoa, comentaron que derivado de un proyecto que tenían que presentar a la escuela como parte de sus actividades académicas, se dieron a la tarea de ver las deficiencias urbanas en la vida cotidiana.

Se percataron que aún cuando ahora ya hay rampas en algunas banquetas de la ciudad y accesos a tiendas comerciales, quienes se desplazan en sillas de ruedas requieren del auxilio de otra persona para subir escalones, o incluso para superar los empinados pendientes.

"Hicimos encuestas y la gran mayoría contestó que esa situación era muy frustrante en sus vidas, porque independientemente de sus limitaciones físicas, tenían que depender de otra persona para hacer cosas tan sencillas como subir una banqueta o una escalera, o el simple hecho de trasladarse de un lado a otro", dijeron.

Asesorados por el catedrático José Concepción Aguilar Vera, quien tiene a su cargo las áreas de Manufactura Avanzada y Transferencia de Calor en el ITT, detallaron que el primer prototipo lo concluyeron a finales del año pasado.

Este, indicaron en entrevista, lo presentaron inmediatamente en la Expo Ciencias de Chiapas, celebrado en la capital del estado, en donde obtuvieron el primer lugar como mejor proyecto en la rama de salud.

Por lo mismo fueron invitados a otros eventos similares, como la Expo Ciencia, celebrada en Paraguay a finales de 2012, donde además atrajeron el interés de inversionistas de ese país.

La silla de ruedas, muy parecida a las convencionales, utiliza la neumática para que con ayuda de compresores y energía eléctrica que inicialmente provenía de una batería de motocicleta, movilizaba los aditamentos que permitían subir las banquetas sin necesidad de rampas ni el auxilio de alguien que los empujara.

En los dos últimos meses ha sido perfeccionada y ahora ya puede utilizar una celda solar que le suministra la energía eléctrica que requiere para accionar los mecanismos, incluso para mover las llantas en distancias largas y evitar cualquier esfuerzo de quien la usa.

Un accesorio adicional colocado en las ruedas permite retroalimentar la energía eléctrica, si en su momento así se requiriera y por lo tanto podría tener movilidad todo el día sin costo alguno.

Sin embargo, el atractivo principal sigue siendo la manera tan fácil que esta silla sube los escalones bajo el único control de quien va arriba de ella.

Los estudiantes calculan que una vez construidas en serie, la silla escaladora tendría precios muy accesibles.

Las últimas pruebas realizadas esta semana, les permitió confirmar que también pueden ser utilizadas para subir autobuses del servicio público.

Confirmaron que empresarios de Brasil, Estados Unidos y Alemania, están interesados en el proyecto, y que lamentablemente ninguna compañía mexicana se les ha acercado.

Los gastos para hacer el invento y asistir a los diversos eventos de ciencia en territorio nacional y el extranjero que han acudido en los últimos seis meses, y en donde han obtenido en todos el primer lugar, son por su propia cuenta, ya que tampoco han logrado acceder a ningún programa gubernamental.

NOTIMEX