TOMÁS LÓPEZ | @tomasvictor10
16 de septiembre de 2017 / 09:28 p.m.

Justo el Día de la Independencia, los Rayados derrotaron 2-1 al Atlas para sumar su quinto triunfo en casa, seguir invictos y alcanzar 23 puntos que los consolidan como el mejor equipo del semestre en la Liga MX.

Los goles fueron de Avilés Hurtado y Rogelio Funes Mori. Por el Atlas había empatado Brayan Garnica.

Aunque batallaron en el juego por carecer de contundencia en el primer tiempo, el Monterrey fue justo vencedor de un Atlas que sigue con problemas serios en el fondo de la tabla porcentual.

Rayados está a tres puntos de alcanzar una cifra de 26 unidades que en promedio otorgan un boleto a la liguilla en los torneos cortos.

La siguiente semana tendrán otra vez doble actividad, al enfrentar al martes a la U de G en los octavos de final de la Copa MX, y el viernes al visitar al Puebla en la fecha 10 del Apertura 2017.

Los Rayados fueron una máquina que generó permanentes llegadas de peligro, al grado que en los primeros 20 minutos pudieron llevar cinco goles.

Funes Mori erró en sus remates, incluso falló un tiro penal, para que los Rojinegros con muy poco se fueran con el empate 1-1 al descanso de medio tiempo.

LA AVALANCHA

En el arranque del partido, una combinación entre Carlos Sánchez y Avilés Hurtado dejó a Funes Mori de frente pero el tiro de Rogelio salió desviado.

En seguida, apenas al minuto 2, Dorlan Pabon llegó por derecha y su centro raso no alcanzó a ser empujado por “El Mellizo” apenas por centímetros.

Un instante después, Avilés robó un balón en la salida rojinegra, condujo y cedió el esférico a Funes Mori quien empalmó de zurda buscando el ángulo superior pero su tiro se fue por encima.

En el 7’ se decretó un tiro penal, por una falta de José Madueña quien “tacleó” a Avilés dentro del área.

Funes Mori se perfiló y cobró por encima, desviado, en la cuarta pena máxima que desaprovecha el Monterrey en la campaña.

Tres minutos después, Avilés habilitó a Vangioni por izquierda; el argentino mandó un centro que encontró al “Mellizo” dentro del área pero su remate alcanzó a ser tapado por facundo Erpen.

En otra llegada generada por Hurtado, Avilés tiró un cambio de juego que Dorlan remató de aire de primera intención y el balón pasó cerca.

Después que el Atlas tuvo su primer arribo al área de los Rayados, Avilés Hurtado abrió el marcador con un golazo.

El refuerzo estelar del Monterrey para este torneo recibió el esférico de Dorlan, y desde media distancia sacó un disparo que se incrustó en el ángulo ante la estirada en vano de Miguel Fraga y el júbilo en la tribuna.

Hurtado festejó con una pirueta en el aire pero a partir del tanto registrado en el minuto 23, los Zorros comenzaron a asentarse en la cancha y a disminuir las llegadas de apremio del club local.

Un centro de Avilés Hurtado encontró completamente solo a Carlos Sánchez dentro del área pero su remate de cabeza fue a las manos del arquero.

La igualada se registró cuando estaba por cumplirse la primera media hora del encuentro, aunque los Zorros habían hecho poco para merecerla.

Un balón filtrado por izquierda fue conducido por Luis Reyes; “El Hueso” centró para que Garnica rematara de derecha, Basanta desvió un poco el balón que terminó en las redes para el 1-1.
Antes de concluir la primera parte, Sánchez abrió para Dorlan cuyo tiro cruzado pasó cerca del arco defendido por Fraga.

SEGUNDA PARTE

Jesús Molina entró para jugar la segunda parte como defensa central, al salir lastimado César Montes.

En el 54’, Carlos Sánchez filtró para Funes Mori quien llegó de frente y su tiro se fue por encima.

Dos minutos después, Avilés Hurtado chocó con un par de zagueros en una acción que los fanaticada pedía como penal.

Jesús Molina se agregó al ataque para alzarse y rematar de cabeza un tiro de esquina que pasó por encima.

El gol de la diferencia se presentó a cuatro del final, luego de que Funes Mori había fallado al menos cinco ocasiones en el juego.
En un balón largo desde el fondo, El Mellizo aprovechó el bote y la salida precipitada de Fraga para conectar de cabeza y enviar el balón a la portería.

Todavía Hugo González se lanzó para desviar a tiro de esquina un tiro libre que iba al ángulo en los momentos finales.

Cuando el árbitro Marco Antonio Ortiz silbó el final, el público dio el “grito” y festejó con una porra colectiva recordando los tiempos del estadio del Tec.

DP