JOSÉ ELGUETA
29 de diciembre de 2016 / 11:45 a.m.

Luis Miguel Salvador, sorprendió a todos hoy en las instalaciones de entrenamiento del Monterrey, pues pasadas las 10 am, llegó al lugar para despedirse de manera oficial de jugadores y cuerpo técnico.

El ex futbolista que finaliza sus funciones el 31 del presente mes, fue parte de la directiva en la época dorada del club en la que se consiguieron 3 títulos de Liga: el del Clausura 2003, Apertura 2009 y Apertura 2010, además de tres Ligas de Campeones de la Concacaf, los años 2010 – 2011, 2011 – 2012 y 2012 – 2013.

Tras 15 años con la institución albiazul, hoy se presentó por última vez como directivo ante los medios, jugadores y cuerpo técnico.

“Quería cerrar este ciclo bien, nada más vine a despedirme personalmente, agradecerle a cuerpo técnico, jugadores, todo lo que nos ha tocado convivir. Momentos muy buenos, momentos no buenos, pero el hecho de estar juntos en este camino nos ha obligado a mí a venir de corazón a despedirme. Viene un par de torneos importante para el club y desearle lo mejor de cara a este 2017.”

El ya ex mandamás de la institución albiazul, aseguró irse tranquilo por todo lo realizado, sin embargo le hubiera gustado conseguir más campeonatos.

“Me voy tranquilo, lógico que me hubiera gustado ganar todos los campeonatos que desgraciadamente nos tocó perder, estoy hablando de que son cuatro, pero yo creo que en un balance general son más las cosas positivas que negativas.”

“Me quedo con la espinita de las finales, porque 4 finales pérdidas y tres fueron de local, Toluca, Pumas y Pachuca, Santos de visitante. Ahora te pones a pensar si las hubieras ganado serían tres estrellas más no.”

Lo que más destaca, Salvador, en el momento de su partida es que la cara de ‘La Pandilla’ cambió y hoy son un equipo que pelea por grandes cosas, acostumbrándose a llegar a momentos importantes.

“En estos 15 años cambió la forma en que ven al Monterrey, o cambió lo que es el club de fútbol Monterrey en todos sentidos. Antes de 15 años era un equipo que de vez en cuando calificaba, una final era raro que la jugara, la última final la había jugado el 93 y en los últimos 15 años se han jugado 10 finales”.

Aprovechó la oportunidad para desearle lo mejor a su sucesor, Duilio Davino, pues asegura que si le va bien a él, la institución se mantendrá en lo más alto.

“Con Duilio he hablado y le he dado todo el apoyo, por eso me voy en paz y me voy tranquilo, todo lo que me solicitaron y me preguntaban y quería que los apoyará ahí estuve. Ahí estuve apoyándolos y colaborando en todo lo que el necesitaba.”

“Está empezando un proceso nuevo (Duilio Davino) que dios quiera le vaya muy bien, porque si le va bien a él quiere decir que le irá muy bien al Monterrey.”