SAÚL RODRÍGUEZ | @ELTOROSPORTS
19 de septiembre de 2015 / 08:32 a.m.

Uno de los Clásicos Regiomontanos más dolorosos para los incomparables sin duda fue el día que Rayados venció 4-1 a Tigres en el Estadio Universitario.

Fue en la ida de las semifinales del Clausura 2003 en el ‘Volcán’. El brasileño Kléber Boas había adelantado a los felinos; sin embargo, el argentino Guillermo Franco, por partida doble, Jesús ‘El Cabrito’ Arellano y Omar Avilán sentenciaron el encuentro. Esta última anotación sigue siendo recordada por la histórica narración de Roberto Hernández Jr., al prácticamente acreditársela a Oscar Dautt.

En la vuelta, los auriazules se impusieron 2-1 pero el Monterrey terminó por avanzar a la final y a la postre se coronó campeón del futbol mexicano.