REDACCIÓN

21 de mayo de 2015 / 12:26 p.m.

Si bien es cierto que el Benfica suele meterse a la Champions League, tal parece que a nivel Europa no es un conjunto que inspire un total respeto. La prueba, aquel día que el marfileño Didier Drogba, literal, se mofó del conjunto lusitano.

Sucedió previo a los Cuartos de Final del certamen copero en su edición 2011-12. Los jugadores del Chelsea, entonces equipo del atacante, se encontraba viendo el sorteo para definir las series de esta ronda.

Al momento que se anunció a las Águilas portuguesas como el rival de los 'Blues', el delantero africano simuló estar temblando de miedo mientras sus compañeros se reían de su reacción.

Pese al enojo posterior de los directivos lusitanos, el Chelsea no se tentó y dejó fuera a los lusos, para encaminarse así al título que ganaron aquella ocasión en la Champions.