23 de mayo de 2013 / 06:49 p.m.

San Francisco • Google organizó la semana pasada cuatro debates en los que expuso los aspectos más atractivos de sus nuevos lentes durante una conferencia para desarrolladores.

Sin embargo, lo que faltó en la agenda fue una sesión de protocolo sobre cuándo se puede utilizar el artilugio con capacidad de grabación, que algunos asistentes llevaban fielmente a todos los lugares, incluyendo baños llenos de gente.

Los Google Glass, una mezcla de computadora portátil y gafas que pueden grabar video y navegar por internet, pese a sólo estar disponibles ahora para un grupo selecto, ya se encuentran entre los nuevos lanzamientos del año que darán más que hablar.

El dispositivo está desconcertando a todo el mundo, desde legisladores a operadores de casinos, preocupados por las hasta ahora inimaginables posibles violaciones de la privacidad.

"Tenía una amiga y estábamos sentados en la cena y después de unos 30 minutos dijo: 'Sabes, estas cosas me asustan'", dijo Allen Firstenberg, un consultor sobre tecnología que estuvo presente en la conferencia para desarrolladores de Google. Ha estado llevando los lentes de Google durante una semana pero se ofreció a quitárselas para no incomodar a su compañera de cena.

En otra ocasión, Firstenberg admitió que haber entrado en un baño con estos lentes sin darse cuenta.

"La mayoría del día me olvido completamente de que las llevo", dijo.

Muchos piensan que los dispositivos para llevar puestos representa el siguiente gran cambio en tecnología, así como los smartphones evolucionaron a partir de las computadoras personales.

Apple y Samsung dicen que están trabajando en otras formas de tecnología que se puede llevar puesta.

La versión de prueba de los lentes de Google tiene la apariencia de un par de gafas normales con un bloque considerable en la parte derecha.

Desde que comenzó a enviarse a unas 2 mil personas seleccionadas cuidadosamente que han pagado cerca de mil 500 dólares por el dispositivo, ha inspirado ciertas burlas, desde una parodia en "Saturday Night Live" a un popular blog en el que se jactan de sus usuarios.

Otros expertos de la industria han tomado un rumbo más crítico, señalando el potencial de uso indebido porque los lentes de Goolge pueden grabar video de manera mucho menos visible que un dispositivo de mano.

Los lentes también han ganado muchos seguidores. Google y algunos de sus primeros usuarios mantienen que los temores sobre privacidad son exagerados. Como con las tradicionales cámaras de video, una pequeña luz parpadea para hacer saber a la gente que se está grabando.

Varios usuarios de los lentes de Google en la conferencia de desarrolladores dijeron que se quitaron el dispositivo en situaciones inapropiadas, tales como en los vestuarios de un gimnasio o en reuniones de trabajo.

Michael Evans, un desarrollador web de Washington, que asistió a la conferencia de Google, dijo que se quitó los lentes cuando fue al cine, incluso aunque el dispositivo es poco adecuado para la grabación de largometrajes.

"No quiero ser el primero en ser expulsado del cine", dijo.

REUTERS