23 de octubre de 2013 / 12:57 p.m.

WASHINGTON .- De alguna manera, las computadoras son conductores ideales. No beben y se suben al volante. No usan drogas, no se distraen, ni se quedan dormidas, no se pasan la luz roja ni se pegan mucho al auto que va delante. Y el tiempo de reacción es mucho menor.

De hecho, conducen tan bien que un nuevo estudio afirma que los vehículos autónomos tienen el potencial de transformar la experiencia de manejar al eliminar la mayoría de las muertes por accidentes de tráfico, reducir la congestión significativamente y generar decenas de miles de millones de dólares en beneficios económicos.

Pero todavía hay obstáculos importantes al uso extensivo de vehículos autónomos, de los cuales el costo es el mayor. En estos momentos, los sensores, software, ingeniería y necesidades de electricidad y computación agregan más de 100.000 por vehículo, algo claramente fuera del alcance de la mayoría de las personas, indicó el estudio. Pero la producción en gran escala "promete una mayor asequibilidad con el paso del tiempo", concluyó el estudio.

También quedan por responder interrogantes sobre la aceptación del público, la responsabilidad civil en caso de accidentes y la capacidad de los fabricantes para evitar que los hackers penetren los sistemas del vehículo.

Sin embargo, las ventajas de los vehículos autónomos son tales que si sólo 10% de los carros y camiones en las carreteras en Estados Unidos fueran autónomos, pudieran reducir las muertes por accidentes de tráfico en mil casos anuales y generar ahorros económicos y de otro tipo por valor de casi 38.000 millones de dólares, indicó el estudio del Centro Eno de Transporte, una fundación dedicada a mejorar el transporte.

Si 90% de los vehículos fueran autónomos, se evitarían unas 21.700 muertes anuales por accidentes de tráfico, y otros beneficios pudieran llegar a 447.000 millones de dólares, indicó del estudio, al que The Associated Press tuvo acceso.

"Habrá muchas cosas que hacer antes que lleguemos a ese nivel, pero todo parece indicar que hay un nuevo mundo que cambia todo el panorama del transporte en términos de nuestra perspectiva sobre el conducir y que pudiera materializarse algún día", dijo Joshua Schank, presidente y director general de Eno.

Por ejemplo, el compartimiento de los pasajeros pudiera cambiar para que los antiguos choferes puedan usar computadoras portátiles, comer, leer, ver películas y llamar a sus amigos. Y los carros que puedan programarse para recoger pasajeros, llevarlos a du destino y estacionarse pudieran cambiar la vida de los ancianos y discapacitados.

Las investigaciones del gobierno indican que los errores de los conductores son probablemente la principal razón de más del 90% de todos los accidentes de tráfico.

Más del 40% de los accidentes fatales de tráfico ocurren debido a beber alcohol, estar distraído, consumir drogas o la fatiga. Los vehículos autónomos no caen en esos pecados, lo que sugiere un potencial de por lo menos una reducción de 40% en los accidentes fatales, indica el estudio.

Pero Clarence Ditlow, director ejecutivo del grupo de defensa del consumidor Center for Auto Safety, dijo que aunque los vehículos autónomos pueden ofrecer grandes esperanzas de reducir los accidentes causados por error del conductor, mucho dependerá de las normas de seguridad que el gobierno implemente y cuán bien los fabricantes las sigan.

De otra manera "estaríamos sustituyendo los errores humanos por errores de computadora", dijo.

AP