GERARDO SUÁREZ - @JERA_SUAREZ
11 de enero de 2016 / 11:03 a.m.

El Puebla podría representar una ‘piedra en el zapato’ en la carrera de Carlos Sánchez; sin embargo, el paso por La Franja no fue del todo trágico pues un sencillo detalle le ayudó a perfeccionar uno de sus talentos.

Resta menos de una semana para que el de Rayados vuelva a pisar el Estadio Cuauhtémoc, su casa durante un año. Desde que portó por última vez el jersey de los franjeados a la fecha, el 'Pato' coleccionó cetros con River Plate, mismos que se consiguieron también por anotaciones suyas.

Y para que un volante perfeccionara su puntería frente al marco tuvo que pasar ese negro ciclo en la Angelópolis. La clave, la forma en cómo el Puebla calentaba.

Carlos Sanchez en Puebla

“Allá la entrada en calor la hacíamos todos los días con centro y definición. En vez de correr, todo era centro y definición; así se calentaba y, al final, eso ayudó bastante”, aseguró Sánchez, en el 2014, a la revista El Gráfico.

Eso sí, lo que pudo aprender Carlos durante los entrenamientos nunca podrá opacar lo que vivió en cada partido. Porque, pese a su conocida vocación como volante, el ahora jugador rayado llegó a jugar como centro delantero.

“Al haberme ido a México, al jugar allá de delantero, me di cuenta de lo que había dejado acá (en River Plate). En el Puebla hasta llegué a jugar de ‘9’ varios partidos. Incluso, me he cruzado con otros argentinos. Lucas Viatri (entonces delantero de Jaguares), me dijo en pleno partido ‘¿qué haces de ‘9’?, si eres volante”.

Así fue como el poco agradable paso por el Puebla dejó algo en la vida futbolística del ‘Pato’… y todo a menos de una semana de regresar al Cuauhtémoc, un estadio que luce muy diferente a como lo conoció el mediocampista charrúa.