JOSÉ LUIS GARZA
18 de septiembre de 2015 / 04:07 p.m.

Con el tradicional ambiente de los aficionados terminó la semana previa al Clásico en el Barrial, aunque esta vez no se tuvo interacción con los jugadores. Unos 200 aficionados de Rayados se hicieron presentes en el Barrial para pedirle a su equipo el triunfo en la edición 105 del Clásico Regio.

Un par de autobuses repletos, transporto a la mayor parte de los hinchas que llegaron cerca de las 11: 00 horas, otros en sus carros y algunos más a pie pero todos con el mismo objetivo mostrar su respaldo al equipo y exigir el triunfo.
"Rayado soy, vamos a ganar, en donde estés yo voy a estar", fue una de las melodías con las que comenzó a cantar el entusiasta grupo de aficionados acompañados de las trompetas y tambores tradicionales.

"Yo sin ti no sé qué haría. Eres tú toda mi vida. Nuevo León siempre es un carnaval y es por ti", entonaron los seguidores a la entrada del Barrial mientras extendían una de sus mantas todo esto mientras el equipo entrenaba en la cancha 3.

Luego una decena de hinchas subieron al techo de los autobuses para seguir coreando cánticos esperando alcanzar a ver a sus ídolos.
"A donde vayas siempre estaremos. Eres mi vida, lo que más quiero. Ésta es tu hinchada, ésta en tu gente, la que te sigue y te alienta siempre. Monterrey, Monterrey", seguían cantando.

Sin embargo por ser a puerta cerrada, los aficionados no pudieron entrar a las instalaciones por lo que un primer grupo se retiró una hora después de su arribo y el segundo le siguió 30 minutos después desalentados por no poder ver a sus jugadores.
El equipo trabajó cerca de dos horas en el Barrial con repeticiones de jugadas a balón parado tanto ofensivas como defensivas, destacando la incorporación de los zagueros al momento de ir al ataque.