jaime garza
31 de julio de 2015 / 09:14 p.m.

No ganó ningún título con Rayados, pero sí muchos corazones de la hinchada.

El brasileño Argemiro Veiga le tocó vivir una época más complacida que la actual cuando los Rayados del 2000 aún peleaban por no descender. No obstante, por su juego técnico y carisma, Veiga se ganó el cariño de la gente que hasta la fecha lo atesora como un consentido.

“Estoy muy contento por la invitación de los directivos y contento también por ellos, por lograr los objetivos que andaban buscando. Hoy el equipo es mucho mejor que antes, un estadio nuevo, yo creo que Monterrey está para ser grande, va a ser un equipo que siempre va a estar peleando para ser campeón.

“Siempre han sido momentos muy lindos cuando hemos estado participando con la afición de los Rayados, porque es una afición que siempre me ha acogido muy bien, me ha tratado muy bien y yo creo que va a ser lindo y esperamos que el estadio esté lleno, porque es una cosa inédita para el club y vamos a disfrutar”, externó.

Veiga, quien jugó en Rayados en las etapas del 2000 al 2002 y del 2004 al 2005, recreó el momento en que recibió la llamada del presidente deportivo Luis Miguel Salvador para atender a la invitación de la institución.

“Luis Miguel me llamó por teléfono, le dije ‘¿qué quieres Luis? (risas), ‘Veiga te estoy invitando para la inauguración del nuevo estadio’ y yo le dijo ‘No hay problema, pueden contar conmigo’ y de inmediato le dije que sí”, dijo.

¿Qué es lo que más recuerda de tu paso por Rayados?
“Cuando llegué a México (2000), Monterrey estaba peleando por el no descenso, luego el equipo fue mejorando y ya en la segunda temporada llegamos a la Liguilla y después el equipo fue subiendo y subiendo y lo que me acuerdo son los compañeros que tenía, tenía al Cabrito Jesús Arellano, Toño De Nigris que ahorita ya no está con nosotros, pero a parte de ser compañeros éramos amigos. Pero ahora el equipo ha cambiado mucho, ahora ha cambiado mucho de lo que éramos nosotros en nuestra época”

A diferencia de otros ex jugadores que continúan involucrados en el medio del futbol, Veiga se inclinó por atender su negocio propio de tráileres en Brasil.

“Hoy vivo en Brasil, ya con la vida más tranquila, ya no juego futbol y tenga una empresa de tráileres, ya nunca más con el futbol, pero me gusta estar en el medio cuando está la posibilidad”, indicó.

¿Cómo esperas que será tu reencuentro con la afición de Rayados?
“Espero que sea bueno, me acuerdo que cuando salí del Monterrey y venía a jugar aquí como rival la gente siempre me apoyaba, y ahora sabiendo que estoy para un evento nuevo, el estadio nuevo, creo que va a ser muy lindo para mí y para todos los compañeros que vamos a estar acá”.