ROBERTO FLORES | betoflores67
19 de marzo de 2016 / 06:37 p.m.

El invicto del Monterrey en su nuevo estadio en la Liga terminó ayer a manos de unas Chivas del Guadalajara que salieron muy bravas y los golearon 3-1 para dejar en 13 los encuentros sin derrota en el Coloso de La Pastora.

Aunque habían perdido en la Copa MX ante San Luis, la nueva casa rayada no conocía la derrota en liga desde el 11 de agosto del 2015 en que jugaron por vez primer ante Pachuca con triunfo de 4-3.

Además, fue el primer descalabro en casa desde el 4 de diciembre del 2014, cuando cayeron en la Ida de la Semifinal del Apertura con América. En total fueron 21 partidos invictos como lo locales, 8 en el Tecnológico y 13 en el nuevo estadio.

Si bien la tabla de posiciones marcaba al arranque una diferencia de 15 puntos entre el superlíder Rayados, con 24, y el lugar 14 Chivas, con apenas 9, en la cancha todo fue diferente.

Y es que el Rebaño Sagrado se adueñó del balón y del dominio del partido desde el arranque, haciendo un futbol agresivo, muy ofensivo, mientras los Rayados corrían detrás de la pelota sin encontrar una forma de contrarrestar el futbol de los Tapatíos.

Los de Matías Almeyda avisaron dos veces con disparos de Brizuela y Sánchez, pero fue hasta el minuto 14 cuando encontró recompensa a su buen accionar en la cancha del nuevo estadio albiazul.

El "Conejito" Brizuela, se quitó a Carlos Sánchez y Efraín Juárez por la banda izquierda y mandó un centro precisó a la altura del manchón penal donde Carlos "Gullit" Peña llego sin marca y "le dijo que sí" al balón para mandarlo al fondo de las redes y poner el 1-0, dejando fríos a los aficionados albiazules.

Herido por la anotación, el Monterrey se fue encima y dos minutos más tarde estuvo cerca con tiro de Pabón, mientras que al 19' Funes Mori dejó ir el empate al estrellas su disparo en dos defensas en la línea de meta.

El partido se volvió de ida y vuelta y esto lo agradecía la tribuna, pues las exclamaciones por las jugadas eran constantes, Chivas atacaba y Rayados respondía.

Una vez más Funes Mori desaprovechó la posibilidad del empate, al 30', tras un contragolpe relampagueante de Pabón.

Cuando el desánimo de los hinchas aumentaba y se acercaba el final de la primera parte vino el empate. Justo al 45', tras un tiro de rechazado por la defensa visitante, Carlos Sánchez recentró para que llegara Hiram Mier la mandara a guardar de derecha y poner el 1-1.

La afición albiazul explotó en júbilo, pero ya no hubo tiempo para más, se fueron al descanso y todos ya se saboreaban el complemento tras una muy buena primera parte.

El segundo tiempo arrancó igual de movido, de ida y vuelta, pero Chivas tuvo que hacer un cambio rápido, saliendo Raúl "Dedos" López y entrando en su lugar Javier López.

Y de inmediato le redituó el cambio a Almeyda. Al 55' se dio el 2-1 de los Tapatíos por conducto del recién ingresado "La Chofis" López con disparo de izquierda raso que venció a Orozco.

Monterrey estaba no quedado, no encontraba forma de reaccionar y para colmo de males otra vez "La Chofis" se hizo presente con una gran jugada para el 3-1 del Rebaño, a los 60', que enmudeció al Coloso de Guadalupe.

Pabón tuvo el segundo a los 65' pero falló en su remate. Mohamed tenía que hacer algo en busca de despertar y mandó los tres cambios de golpe al 66', saliendo Cardona (abucheado), Sánchez y Ayoví, para ingresar Zavala, Cándido y De Nigris.

El contragolpe estaba pintado para las Chivas, mientras Rayados intentaba centralizando mucho su ataque, aunque al 74' Pabón estuvo cerca en tiro de derecha. Mientras Saldívar estuvo cerca del cuarto con tiro al travesaño al 79'.

El resto Chivas se dedicó a controlar los embates albiazules, más con deseos que con buen futbol, mientras muchos aficionados empezaron a abandonar el estadio desde el minuto 81'.

A pesar de la derrota, y de irse entre abucheos, Rayados permanecerá una semana más como superlíder y tendrá que aprovechar el receso de la fecha FIFA para recargar baterías rumbo a la Liguilla.

chofis
Los rojiblancos fueron también la primera escuadra en triunfar como visitante en el estadio Tecnológico, en 1956.