12 de junio de 2013 / 07:26 p.m.

Washington • La infraestructura crítica de Estados Unidos -que abarca desde sistemas de telecomunicaciones hasta los suministros de agua y energía- no está bien preparada para afrontar un ataque informático destructivo, dijo el miércoles el general a cargo de la ciberseguridad en el país.

El jefe de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, por sus siglas en inglés), el general Keith Alexander, en su primera intervención pública desde que surgieron los reportes la semana pasada sobre vigilancia de registros telefónicos y de Internet por parte de Estados Unidos, hizo los comentarios en un comunicado preparado para el Congreso.

"En la escala del 1 al 10, con 10 como el punto de mayor defensa, la falta de preparación de nuestra infraestructura para encarar un ciberataque destructivo es alrededor de 3, en base a mi experiencia", dijo Alexander, también a cargo del Cibercomando del Ejército estadunidense.

Las declaraciones fueron elaboradas para un panel del Senado estadunidense durante una audiencia en torno a seguridad cibernética.

Alexander dijo que Estados Unidos ha sido y continúa siendo blanco de ataques informáticos por parte de otras naciones.

Alrededor del 90 por ciento de la infraestructura crítica de Estados Unidos pertenece al sector privado y por lo tanto no está bajo el control del Gobierno o el Ejército del país.

Aunque no hizo mención a las filtraciones respecto de los programas de vigilancia de la NSA, Alexander dijo que era vital contar con un sólido rol del Departamento de Defensa en los sistemas cibernéticos, a la luz de lo que consideró como graves y crecientes amenazas.

"Si bien todavía nos sentimos confiados de que la mayoría de los líderes extranjeros cree que un ataque devastador contra infraestructura crítica y la población de Estados Unidos por medios cibernéticos llevaría a una respuesta proporcionada y firme, es posible que algún régimen o actor pueda malinterpretar el impacto y la certeza de nuestra determinación", indicó.

REUTERS