17 de junio de 2013 / 02:30 a.m.

México  • Investigadores diseñaron una herramienta informática para comprobar la autenticidad de fotografías, videos e imágenes, detectar alteraciones en documentos originales y proteger los derechos de autor.

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) informó en un comunicado que el equipo de estudios está conformado por el jefe de la División de Ingeniería Eléctrica de la Facultad de Ingeniería, Francisco Javier García Ugalde; Rogelio Alcántara Silva, y Manuel Cedillo Hernández, de esa entidad universitaria.

También participan Mariko Nakano Miyatake y Héctor Manuel Pérez Meana, de la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica del Instituto Politécnico Nacional (IPN), así como Robert Henry Morelos Zaragoza, de San Jose State University en California, Estados Unidos.

García Ugalde dijo que el propósito de esta herramienta es introducir, mediante métodos computacionales según la aplicación, una marca de agua que puede ser visible o invisible para garantizar que el material original no haya sido alterado.

"Si es invisible, nuestra percepción visual no la registra, pero al analizarla en la computadora se constata la presencia de la protección. Si es visible, se incluye como un logotipo en alguna esquina de la fotografía o documento original", detalló el investigador.

Próximo a iniciar su proceso de patente en México, este método se basa en algoritmos matemáticos y tiene aplicación en imágenes médicas, como estudios de tomografía y resonancia magnética, o de televisión, archivos históricos y de la cultura mexicana.

"La innovación está en la metodología que se formaliza por medio de algoritmos computacionales, donde la marca de agua digital no es estática para mantener la seguridad del material original que se protege a lo largo del tiempo", indicó el especialista en procesamiento digital de imágenes.

A partir de la información que se quiere preservar, en el caso de esta investigación, imágenes fotográficas o de video, la marca de agua digital se incrusta y deja una "firma" o una especie de llave secreta, que forma parte del algoritmo utilizado, indicó.Las alteraciones de un material original pueden ser intencionales o no; en el procesado de información a veces es tal el cúmulo de datos, que se necesita una fase de compresión, cuyo reto es no perder calidad, sin embargo, la marca de agua también puede tener modificaciones, abundó.

Francisco Javier García señaló que para evitarlo, esta herramienta digital debe ser robusta y se somete a rigurosas pruebas computacionales, que incluyen ponerla dentro de un documento original que se comprime y descomprime.

"Estamos interesados en llevar este desarrollo al mercado, así que necesitamos poder generar marcas de agua digitales lo suficientemente fuertes para soportar ese tipo de procesos", añadió.

NOTIMEX