DIEGO ARMANDO MEDINA | @DGOARMANDO
17 de octubre de 2016 / 07:45 a.m.

Haber goleado a Chiapas el pasado sábado levantó el ánimo, regresó la confianza y sobre todo alimentó la esperanza en el interior de Rayados

Si bien es cierto que las posibilidades del Monterrey para avanzar a la liguilla aún son complicadas, como cita la frase: ‘La esperanza muere al último’ y a eso es lo que se aferra el Monterrey.

Mano a mano con Multimedios Deportes el joven defensa central Cesar Montes se abrió de capa. Habló de lo que está pasando en el interior del equipo y sobre todo dejó en claro que el plantel está a muerte y de la mano con su técnico Antonio Mohamed.

Recordó que al paso de poco más de un año la vida le ha cambiado. A sus 19 años es titular indiscutible en el once albiazul y su crecimiento como futbolista, asegura, ha sido enorme; asegura que Oribe Peralta es el delantero más complicado que le ha tocado marcar, incluso por encima que André Pierre Gignac.

Hace un año y casi dos meses debutaste… ¿Qué ha cambiado?
"Mi vida ha cambiado, el trabajo es lo que me mantiene aquí arriba y uno tiene que seguir preparándose para lo que viene. Mis nuevas amistades, uno conoce más gente, la verdad el futbol está rodeado de muy buenas amistades y hay que darle gracias a Dios por eso.

¿Cuántos has crecido desde aquel debut en agosto del 2015?

"Creo que he crecido demasiado la verdad, estoy rodeado de gente consolidada y eso te ayuda bastante. Uno como joven siempre trata estar cerca de ellos, que te den sus consejos, que te platiquen de su experiencia y así llevar el mismo camino que ellos.

¿Quién te aconseja?

"Los principales es la familia y aquí dentro del club Walter (Gargano) siempre me está apoyando, siempre me aconseja pero primeramente la familia es la que siempre va a estar contigo en las buenas y en las malas y siempre hay que tenerla cerca de tí.

¿Qué es lo más difícil de ser jugador profesional?

"Venir acá es un sacrificio. Dejas la familia, amigos, dejas todo. Ese es el gran sacrificio pero tiene su recompensa y ahora ellos vienen y te visitan a ti y eso es una gran emoción. Todo lo he disfrutado, el camino ha sido maravilloso la verdad, hay cosas complicadas en el terreno de juego pero es parte de. Tal vez el sacrificio (es lo más difícil), creo que nadie se quiere alejar de la familia, al final de cuentas el futbol te da recompensas porque así como te quita también te da.

Tienes apenas 19 años… ¿Cómo no ‘se te sube’?

"Siempre hay que saber de dónde viene uno, eso es lo más importante. Siempre cuando uno ve que se está saliendo del camino hay que regresar a las bases, es lo primordial.

¿Tienes un ídolo?


"Siempre lo he dicho, la carrera de Rafa Márquez ha sido espectacular y uno trata de seguir sus pasos. Uno quiere salir a Europa, hacerlo de la mejor manera pero uno primero tiene que pensar aquí en el Monterrey.

Ahora que jugaron contra Atlas… ¿Hablaste con él?


"Empezando no, pero al final del juego lo saludé y uno se queda impactado. Intercambiamos la playera, fue algo muy bonito para mí. Me dijo 'juegas muy bien, vas por buen camino sigue así", no se me va olvidar.