MAYELA SANTOYO Y RUBÉN ALMAGUER
23 de mayo de 2016 / 09:37 a.m.

La conmovedora imagen de este pequeño quedó grabada en los corazones de todos los aficionados de Rayados que así como él derrocharon la felicidad al ver a su equipo una vez más en una gran final.

Con apenas 7 años, él es Jesús Mario Rodriguez Leyva y su pasión por el equipo de sus amores lo trae en la sangre. Un pequeño que con un balón de futbol brilla de alegría todas las tardes después de regresar de la escuela.

Su anhelo de cada fin de semana es ir a ver a jugar al Monterrey y no sólo a la cancha del nuevo estadio, del cual es abonado desde muy pequeño, si no también cada que hay la oportunidad en su familia de viajar a otros estadios para disfrutar de los partidos de La Pandilla.

Sus lágrimas al casi terminó del duelo de Semifinales ante el América, estaban llenas de un sentimiento inexplicable que tiene ‘Chuyito’ por el equipo de Mohamed y es que es un orgulloso hincha rayado.

"Yo siempre me siento y empiezo a disfrutar del juego los 90 minutos. Me empecé a poner nervioso porque era un pase a la Final.

"En el global íbamos 3-3 y cuando cobraron el penal y cuando se acabó el penal empecé a llorar de mucha alegría", nos platicó el pequeño que se hizo famoso por su imagen llorando de emoción en las pantallas de televisión.

¿Qué goles disfrutaste más?


"El de Carlos Sánchez porque fue muy padre ese gol, le pegó desde afuera del área y dejó al portero del América parado y el de Cardona porque fue de penal".

Pero ‘Chuyito’ no va sólo al nuevo estadio del Monterrey, su papá Mario Alberto Rodríguez es un fiel aficionado que le tiene un cariño y amor a la camiseta azul y blanco desde la cuna y ahora la dinastía continúa con sus cuatro hijos: Chuyito; Ramiro de 25 años; Edson Alberto de 15 años y la pequeña Miranda Jocelyn de 6 años que también apareció abrazando a su hermano en las imágenes.

"Teníamos confianza de que Rayados pasaba, pero sí estábamos con los nervios muy fuerte porque íbamos con el marcador abajo, ya se empezaron a dar los goles pero después ellos también nos anotaron y nos tuvieron al borde de la eliminación, cuando es que se marcó el penal al minuto 85 aproximadamente y fue lo que nos hizo estallar de mucha alegría, de mucha emoción incluso hasta el llanto de mi hijo, es una cosa muy bonita", nos contó el padre de familia que son abonados y trata incluso de llevar de vez en cuando a sus hijos y a su esposa Sara Cristina a algunos viajes.

Los padres de Chuy, Mario y Sara, nos relataron cómo el pequeño sabe mucho de futbol, se queda viendo jugadas en la televisión, conoce de los jugadores y le apasiona el balompié y el amor que le tiene a la camiseta de Rayados.

"Él es un niño que todo el santo día se la pasa jugando, sale de la escuela y toda la tarde está jugando, eso más que nada lo agarró de su hermano el mayor, porque él también así es juega y juega y no se cansan de jugar y de ahí viene todo eso del futbol", declaró el señor Rodríguez.

Chuy ya está más que listo para ir a alentar al Monterrey el próximo domingo y se despidió con un mensaje para toda la afición albiazul: "Que siempre sigan apoyando a Rayados".