REDACCIÓN 
14 de noviembre de 2017 / 04:45 p.m.

La Profeco y el Conapred emitieron este martes un comunicado conjunto en el que celebran la rectificación de Rayados sobre la prohibición de la entrada al Clásico 113 a aficionados con playeras de Tigres.

El Club de Futbol Monterrey por la mañana envió un comunicado en el que se destacó su cambio de postura y anunciaron que sólo venderán cerveza hasta el medio tiempo del partido.

Aquí el comunicado íntegro:

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), encabezada por Rogelio Cerda Pérez, y el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), presidido por Alexandra Haas Paciuc, saludaron la decisión del Club de Futbol Monterrey de revertir y dar marcha atrás a la restricción con la que se pretendía impedir que los aficionados de los Tigres de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) entraran con playeras y colores alusivos de su equipo al estadio BBVA Bancomer, para el clásico de futbol regiomontano que se disputará el próximo 18 de noviembre.

El lunes 6 de noviembre, el Club recibió, formalmente, un requerimiento de Profeco que agotaba un periodo de pláticas conciliatorias, a fin de que esbozara los argumentos para imponer esta inusitada medida de cara al Clásico Regio, estableciendo en dicho emplazamiento que, en todo momento, habría de velar por los derechos de los consumidores y analizaría la clara implicación de actos discriminatorios.

El Club de Futbol Monterrey dio a conocer hoy, mediante un comunicado, que retiraba la restricción, “considerando las más recientes interpretaciones y pronunciamientos de nuestras autoridades deportivas, así como los exhortos que diferentes autoridades e instancias civiles han emitido al respecto”.

Por su parte, Conapred había emitido medidas cautelares al Club de Futbol Monterrey para que se permitiera el acceso al partido a todas las personas, independientemente del atuendo o vestimenta que portaran.

Asimismo, le había solicitado instrumentara las medidas necesarias para salvaguardar la integridad personal de los aficionados que acudirían al partido, cuidando que dichas medidas no tuvieran sesgos discriminatorios y fueran acordes con los derechos humanos.

A la par, el Consejo solicitó la colaboración de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, a fin de que se coordinara con el resto de las autoridades locales para instrumentar medidas de seguridad en aras de resguardar la integridad personal de los asistentes.

Para la Profeco, la decisión del Club de Futbol Monterrey es el resultado de sus acciones preventivas para el mejor servicio de la clase consumidora y para la sana convivencia familiar a la que debe invitar toda justa deportiva.

Profeco y Conapred aplauden, por encomiable, la decisión de los directivos del Club Rayados de Monterrey, toda vez que evidencia un acto de reflexión que lo muestra como una organización abierta al diálogo constructivo y a la toma de mejores resoluciones para servir más y mejor a su afición y honrar su compromiso como promotor del deporte hacia los jóvenes y niños neoloneses.