DIEGO MEDINA
3 de octubre de 2016 / 08:40 a.m.

Si el Monterrey no quiere un doble fracaso en el semestre requerirá necesariamente un cierre prácticamente perfecto de apertura 2016, incluso mejor que las últimas cinco jornadas del certamen anterior que fue histórico para La Pandilla.

Así de complicado está el tema actual para los albiazules. Ni si quiera el cierre de temporada que tuvieron el semestre anterior donde cosecharon en total 37 puntos realizando su mejor marca en torneos cortos les alcanzaría: tienen que mejorarlo.

Y es que en el pasado clausura los dirigidos por Antonio Mohamed rescataron 10 de los últimos 15 puntos por disputar, cantidad que en estos momentos difícilmente le alcanzaría al equipo para clasificarse.

Los del cerro de la silla suman actualmente 14 puntos y tomando como medida que 26 unidades es la cantidad que prácticamente siempre te asegura entrar a la fiesta grande, necesitarían ganar al menos cuatro de los cinco partidos que restan de apertura.

Es decir, Monterrey requiere 12 de 15 puntos, un 80 por ciento de aprovechamiento, números muy alejados del presente de los Rayados en donde de 36 solo han obtenido 14 unidades después de 12 jornadas registrando un 38.8 por ciento de efectividad.

La tarea luce más que difícil, sin embargo si Rayados logra un cierre espectacular y meterse a la liguilla significaría el despertar de un ‘mounstro’ que ha estado dormido y que en el mejor momento abriría los ojos.

Si no se da eso, el resultado sería catastrófico y se cerraría uno de los peores semestres en la historia Rayada pues quedaron eliminados en fase de grupo en la Liga de campeones de la CONCACAF y también se quedarían sin Liguilla. Dos panoramas netamente negativos para lo presupuestado para el equipo. La última palabra la tendrán jugadores y cuerpo técnico.