ROBERTO FLORES | @betoflores67
13 de mayo de 2017 / 06:13 p.m.

Dicen que siempre hay una primera vez, y dicen también que no hay quinto malo.

Y ambas frases las hizo valer Tigres al eliminar por vez primera al Monterrey en una Liguilla, justo en la quinta ocasión que se enfrentaban en estas instancias, al vencerlos 0-2 en el Gigante de La Pastora con doblete de André Pierre Gignac y dejar un global contundente y categórico de 6-1 en favor de los felinos.

Para el francés fueron sus goles 13 y 14 en Liguillas llegó a 55 anotaciones con la camiseta felina.

Rayados llegaba a este duelo apelando a una hazaña épica tras la derrota de 4-1 en la Ida. Derrotar mínimo 3-0 a unos Tigres que no perdían por esa diferencia desde hacía 60 partidos, en la Final del Apertura 2015 frente a Pumas.

Sin embargo, también era un marcador que Antonio Mohamed ya le había propinado en la Final del Apertura 2014 en el Azteca cuando dirigía al América y fue campeón sobre los felinos.

Por eso hizo modificaciones en su alineación. Puso de arranque a Edwin Cardona, Edgar Castillo, Efraín Juárez y Walter Gargano, había que hacer goles y cuidar que los auriazules no les marcarán ninguno.

Ricardo Ferretti no modificó, mandó a los mismos que arrancaron a media semana con el objetivo de aguantar a un rival que se les iría encima desde el arranque buscando descontar rápido el global
Rayados salió como un vendaval a su cancha, decidido a acortar distancias muy rápido, llegando por ambos costados, pero sin generan opciones claras, salvo esbozos de Funes Mori, Cardona y Pabón.

Tigres agazapado aguantó a pie firme los embates albiazules y buscaba con Sosa Y Aquino, quien en los primeros minutos fue el objetivo de las faltas rivales.

Al 19' vino la primera decisión arbitral polémica del juego. Funes Mori llegó a destiempo en un despeje de Nahuel Guzmán y le dejó un plancha que merecía la tarjeta roja, pero el silbante Fernando Hernández solo lo amonestó.

Efraín Juárez estuvo cerca en un cabezazo en tiro libre al 23' y luego de esto Ricardo Ferretti sorprendió sacando a Lucas Zelarayán al 26' enviando a Francisco Meza a la cancha, haciendo línea de tres, poniendo a Aquino como interior izquierdo.

Dorlan Pabón hizo que todos se pararan de sus asientos al 30', cuando sacó un trallazo de derecha fuera del área que se estrelló en la base del poste derecho.

El "Chaka" Rodríguez tuvo el gol felino al 40', al robar un balón a Castillo y llegar a velocidad al área con solo uno de marca, tenía a Gignac solo del otro lado, pero no supo ni definir si pasar.

Justo antes de terminar el primer tiempo, Rayados empezó a tirar muchas patadas y en una de esas faltas, ya en tiempo de compensación, André Pierre Gignac marcó un golazo en tiro libre, a unos 15 metros fuera del área, que se incrustó en el ángulo izquierdo de Hugo González para el 0-1, y 5-1 felino en el global.

El gol 13 del francés en Liguilla en 16 partidos y que cayó como balde de agua fría en los aficionados albiazules e hizo saltar a los Incomparables que lograron conseguir entradas en el Gigante de Acero.

Ahora Monterrey tenía que agruparse en el entretiempo para encontrar la forma de marcar cuatro goles y que Tigres ya no le anotara, pues un gol más de los universitarios los obligaría a marcar seis.

Antonio Mohamed mandó dos cambios para el complemento, Carlos Sánchez y Yimmi Chará por Efraim Juárez y Walter Gargano en busca de mayor peso al frente, pero dejando un hueco muy grande en el mediocampo.

Monterrey era puro corazón, intentaba e intentaba, pero la intensidad e idea de la primera parte se acabaron. Los de la UANL controlaban el balón y los tiempos del juego.

En el Gigante de Acero ya solo La Adición cantaba, pedía a sus jugadores que pusieran "huevos", mientras en la banca el rostro de Mohamed era de resignación.

Más cuando al 67 cayó el 0-2, 6-1 global, de nueva cuenta por Gignac, quien aprovechó un balón en profundidad de Francisco Meza, que hizo resbalar a Montes dejando que el francés se enfilará solo ante González para anotar con disparo suave por abajo. Su cuarta anotación de esta eliminatoria.

Si anotar uno estaba siendo imposible para Rayados, pensar en hacer seis en 22 minutos se antojaba imposible. La eliminatoria estaba sentenciada.

Al 73', Cardona estuvo cerca en un tiro libre, pero a Nahuel Guzmán hizo una gran atajada sacando el balón del ángulo superior izquierdo. Mientras que al 82' Funes Mori marcó, pero fue anulado por fuera de lugar del mellizo.

A pesar de las dos derrotas en estos Clásicos, la hinchada rayada terminó cantando y brincando en sus butacas, "¡yo soy rayado, es un sentimiento que no puedo parar!", demostrando su amor por el equipo.

Tigres se convirtió así en el primer semifinalista y ahora espera rival. Si avanza Xolos sobre Morelia será Tijuana el siguiente escollo, de lo contrario tendrá que esperar los resultados de las otras series en busca de dar otro paso rumbo al Bicampeonato.