diego medina | @dgoarmando
28 de abril de 2017 / 07:47 p.m.

Tal pareciera que Monterrey es otro cuando sale de casa pues en su nuevo estadio son casi invencibles pero de visitante no le ganan a nadie.

Rayados volvió a fallar por octavo partido consecutivo jugando de visita al no poder ganar y anoche ni siquiera empatar al caer 1-0 en manos de los Tiburones Rojos del Veracruz.

La Pandilla mostró la peor cara del torneo justo a solo una fecha de la liguilla al mostrarse inoperante al frente, sin varientes, sin ideas, sin convicción y con una intensidad que no llegó ni a la mitad de la que demostraron los Escualos que buscan salvarse del descenso y que dieron un gran paso al vencer al Monterrey.

Las ausencias ofensivas le pegaron y muy duro al equipo dirigido por Antonio Mohamed. Sin Dorlan Pabon ni Rogelio Funes Mori que se resintió en el calentamiento, los del Cerro de la Silla se olvidaron de disparar y prácticamente no inquietaron en todo el partido al portero peruano Pedro Gallese.

Edwin Cardona ingresó para el segundo tiempo pero paso2 desapercibido; Carlos Sanchez quien regresó a la titularidad y Alfonso González tampoco pudieron hacer nada para al menos acercar al equipo albiazul al gol.

Los primeros 10 minutos del partido parecían controlados por Monterrey. Incluso la primera aproximación fue obra de Yimmi Chará que al penetrar por izquierda sacó un centro que fue rematado por De Nigris con el pie y que apenas se fue arriba, pero fue lo único que generó Rayados.

Pero la realidad fue la nula generación en la parte ofensiva y un Veracruz que a pesar de ser local jugó con muchas precauciones y aprovechó un error de La Pandilla.

El marcador se inauguró al 14' luego de un rechace de Hugo González y un recentro de Angel Reyna que llegó a rematar de zurda el ex tigre Egidio Arévalo quien festejó eufórico y haciendo la señal de la barra felina Libres y Locos, exactamente donde estaban los pocos Rayados que hicieron el viaje a Veracruz.

De ahí en adelante los primeros 45 minutos pasaron sin pena ni gloria. Monterrey buscando sin encontrar espacios y con pocas ideas mientras los Tiburones tirados atrás y a contra golpe con sus hombres mas peligrosos al frente Adrian Luna y Angel Reyna intentaban hacer daño.

Para el segundo tiempo y ya con Cardona en la cancha Monterrey tomó la pelota pero el control del juego lo tenían los locales.

Veracruz apostó a defender con todo su gol y los tres puntos que le representarían un tanque de oxigeno para la salvación de la quema del descenso y lo lograron.

Antonio Mohamed mandó a la cancha a Cristaldo y Ayoví para sacar a 'Ponchito' y Fuentes pero ni así pudieron si quiera disparar al arco.

Y así con la desesperación de verse abajo y la manera perfecta de canchar un resultado de Tiburones se esfumó el tiempo y la posibilidad para el Monterrey de llegar a 30 puntos en el clausura en esta jornada por lo que tendrán que esperar hasta la ultima fecha para buscar esas unidades.

La de ayer significó la tercera derrota de Rayados en el torneo, todas de visitantes y sin poder anotar gol; culminó su participación en torneo regular jugando fuera de casa con solo un triunfo en la jornada uno, cuatro igualadas y tres descalabros.

La molestia de Mohamed se dejó ver en todo momento y la desesperación se reflejó en Iván Piris que terminó en tiempo de compensación expulsado del partido.