Eduardo Torres | @edutorresr
4 de noviembre de 2017 / 10:37 a.m.

Siendo líderes absolutos de liga y semifinalista de Copa Mx, Rayados va a visitar a Lobos BUAP, el benjamín del torneo que inició bastante bien y poco a poco se fue desinflando hasta el punto de perder 5-0 con Necaxa.

Monterrey no ha tenido problemas de gravedad en los partidos disputados, probablemente tiene partidos mal jugados pero alguna individualidad termina por dales el triunfo que hoy los tiene con 33 partidos en 14 encuentros disputados.

Presión vs presión

Rafael Puente tiene entrenamientos ligados al alto nivel físico para poder competir presionando, corriendo y siendo dinámicos en todas las zonas del campo, y Antonio Mohamed hace cosas similares o iguales y lo logra, un ejemplo de eso fue el encuentro ante Santos a media semana donde presionan la salida del rival, a los poseedores en mediocampo y achicaban para recuperar y volver a atacar.

Parte importante de ambos equipos al desarrollar esta idea son los volantes centrales. Jonathan González y Neri Cardozo para Rayados, Pedro Aquino y Juan Carlos Medina con Lobos BUAP. Ambos pares son vitales para todo lo que los equipos pretenden, y ambos equipos intentarán mutuamente ganar esa zona central del campo, pues seguramente el que la domine estará más cómodo en el partido.

El ataque directo

De nuevo ambos equipos tienen cosas similares, los 2 dependen en su mayoría de un tridente ofensivo que corre, se desmarca, conduce, ataca los espacios y finaliza las jugadas. El local juega con Amaury Escoto, Jonathan Fabbro y Julián Quiñones, y los visitantes tienen a Pabón, Funes Mori y Avilés Hurtado.

La diferencias individuales están mucho más recargadas claramente al lado de Rayados, por costo de jugadores e incluso por la experiencia, lo que puede ser la diferencia son las defensas: Lobos BUAP defiende con 3 centrales contra 3 atacantes, y Rayados defiende con 2 contra 3 atacantes, seguramente el Turco Mohamed tendrá en la cabeza la posibilidad de algún ajuste para igualar numéricamente esa situación.

Asegurar la cima

Si Rayados logra ganar este partido alcanzaría 36 unidades, a solo 1 punto del récord máximo de puntos en la historia del club en torneos cortos y todavía con 6 puntos más por disputar. El equipo ha llegado a rotar, pero se veía mal. Seguramente el entrenador y el grupo de jugadores comprendió que con lo mejor alcanzarán objetivos.