TOMÁS VÍCTOR LÓPEZ
16 de agosto de 2015 / 07:31 p.m.

Aunque apenas van cinco jornadas en el Apertura 2015, los Rayados han mostrado una cara diferente a la que tuvieron el torneo corto anterior donde se quedaron fuera de la liguilla.

El semestre pasado el Monterrey nunca pudo ubicarse en zona de calificación y nunca pudo estar entre los primeros ocho a lo largo del calendario. Ahora comenzará esta semana en la quinta posición de la tabla, con un partido menos.

La diferencia radica en los resultados alcanzados en calidad de visitante.

En el Clausura 2015, Rayados perdió los cuatro primeros juegos sostenidos en cancha ajena, lo que provocó la salida del técnico Carlos Barra luego de la jornada seis al cosechar apenas cuatro puntos de los primeros 18 disputados.

Este torneo, el conjunto albiazul ha ganado dos de los tres partidos disputados en patio ajeno. Además ya ganaron tres de juegos en fila, algo que no hicieron la campaña pasada.

Tras perder 3-0 en la casa de los Pumas en la primera semana, el Monterrey ha acumulado siete goles a favor y uno en contra al vencer a domicilio al Atlas y Dorados.

El torneo pasado, la mejor posición que pudo tener Rayados en la tabla fue el lugar 10, tras ganar en casa 5-1 al León en la fecha 11, y de visita 4-3 a los Xolos en la jornada 12.

Al final se quedaron en décimo segundo lugar, a un punto y a un gol de meterse a las finales.

LA ESTADÍSTICA

Los Rayados tienen números negativos en los 14 juegos que han sostenido en torneos cortos contra equipos que estrenan técnico, cuando ya ha avanzado la temporada.

El Monterrey tiene un partido ganado, cuatro empatados y nueve perdidos cuando se miden a clubes que recién tienen un nuevo entrenador, como sucederá el sábado ante el Santos Laguna que tuvo la renuncia del portugués, Pedro Caixinha.

Dentro de los números negativos de la estadística, como local el equipo regiomontano tiene dos empates y dos derrotas.

La última vez que jugaron ante un rival con nuevo entrenador, perdieron 1-0 en casa con el Morelia en la fecha 11 del Clausura 2014, con Ángel Comizzo recién llegado como estratega de Monarcas