EDUARDO TORRES | @edutorresr 
11 de septiembre de 2017 / 06:26 p.m.

La mayoría de los jugadores caros son delanteros, el crédito en los resultados suele ser para ellos y a veces nos olvidamos del resto. Raramente un jugador es capaz de crearse sus propias oportunidades y finalizarlas él mismo, y si hubiera alguien con esa capacidad seguramente no jugaría en México.

Rayados y Tigres son las mejores ofensivas del torneo, Rayados tiene 16 goles a favor y Tigres 15 con un partido menos. No es un dato menor, los delanteros más importantes de cada equipo han respondido muy bien. Pabón, Funes Mori y Hurtado suman 12 de 16 goles, mientras que Valencia, Vargas y Gignac han hecho 10 de 15 anotaciones.

Los remates son un parámetro importante para medir la productividad ofensiva de los equipos, no solo la cantidad de goles. Rayados ha tirado 134 veces y 57 de esas ocasiones han sido con dirección de gol; Tigres suma 92 tiros y 32 con dirección de portería.

Pero ¿quiénes están detrás de la creación que conllevan las jugadas de gol? ¿Quién da continuamente el pase previo a un tiro?

En Tigres sabemos que el sistema de juego está ligado a la posesión del balón, pero el costo de los futbolistas ofensivos los hace distintivos en su capacidad para resolver jugadas. Javier Aquino suma 18 pases para remates este torneo, nadie en Tigres da más pases que él para disparar a portería.

Por su parte, Carlos Sánchez registra también 19 servicios previos al remate, considerando que Monterrey tiene un estilo mucho más directo y que busca atacar los espacios que dejan los defensores a sus espaldas.

La productividad de oportunidades de gol para Tigres y Monterrey está muy bien marcada en dos jugadores clave, ambos futbolistas de selección. Lo primero es encontrarlos a ellos, y que luego se encarguen de poner el pase para que algunos otros más se encarguen de brillar.

@edutorresr







gw