EDUARDO TORRES | @EDUTORRESR
5 de junio de 2017 / 06:35 p.m.

Una gran primer temporada lo estaba convirtiendo en ídolo de la afición. Sus anotaciones y algunas asistencias lo volvieron el jugador más rentable para el Club de Fútbol Monterrey, la liguilla tampoco había sido mala, pero su decisión de irse a la Copa América y no disputar la final con Rayados frente a Pachuca terminó por costarle mucho.

Algunas personas aseguraban que no volvería, otros más sabían que estaría de regreso pero no lo veían con buenos ojos pues sentían como traición haber elegido a la selección uruguaya y no a su club.

Pasó el tiempo y la temporada no fue mala, pese a que el equipo no logró grandes cosas, Carlos Sánchez fue de los jugadores rescatables del torneo; sin embargo, era difícil que se recuperara pese ha haber anotado tres goles, cuatro menos que en su primer torneo.

La temporada recién terminada estuvo casi siempre jugando por el sector derecho, tanto como interior como de extremo por derecha; hizo un gol frente a Cruz Azul en la jornada 3. Su número mejor colocado son las asistencias, realizó 6 este torneo. Recuperó 148 balones, una cifra bastante decente para su posición y función dentro del campo,

Ha sido importante para Antonio Mohamed puede jugar con diferentes esquemas de juego en parte gracias a la multifunción de Carlos Sánchez, rinde bien por dentro y por fuera. Puede ser un volante en amplitud del 4-4-2 o un interior derecho en el 4-3-3, ideal para ejercer presión de mediapunta al reconvertir el esquema en 4-2-3-1 cuando existe la fase defensiva del equipo.

Junto a Jesús Molina, Dorlan Pabón y César Montes es un futbolista que debe mantenerse en la institución, es un constante seleccionado nacional por Uruguay y seguramente esta próxima campaña tendrá mayor trascendencia en el Monterrey.