EDUARDO TORRES | @EDUTORRESR
9 de agosto de 2017 / 06:09 p.m.

La necesidad que tiene Monterrey para la creación de oportunidades es alta, pues en las dos primeras jornadas algunas de las jugadas más claras frente al arco fueron falladas y no se generaron muchas opciones como para que esas fallas no afecten tanto.

El error está asegurado, es casi imposible que todos los tiros entren, y lógicamente para disminuir el margen de error lo que hay que hacer es aumentar la cantidad de posibilidades de gol, pero ¿Monterrey tiene el plan correcto para sostener esto?

Algunas de las posibilidades han sido ligadas a la velocidad, a los contragolpes y unas pocas en balón parado durante los partidos de liga, pero en Copa en algunos lapsos había ataques estáticos y balones buscando el espacio que le daban una mejor dinámica y un mejor sostén a los ataques rayados.

Alfonso González es uno de los jugadores más técnicos que tiene Monterrey en ¾ de cancha, el Ponchito comenzó a jugar pegado a la banda durante el mundial sub-20 disputado en Nueva Zelanda y allí se veía mal, lo mismo pasaba cuando en Rayados jugaba por esa zona, pero cuando ocupa carriles interiores o como una especie de enganche se ve mucho más cómodo y apoya más a lo que necesita el equipo en pausas, en atacar los espacios y en resolver jugadas donde hay una clara inferioridad numérica.

¿Cuál es la posibilidad de ver a González como titular? Probablemente podamos llegar a verlo si Celso Ortíz llega a ser sacrificado por la regla 9/9, y es allí donde debería tomar el lugar y no dejarlo. La hiperactividad de Avilés y Pabón necesita ser bien alimentada, no solo mediante la velocidad vertical, sino con la técnica del interior o del enganche que puede ofrecer Alfonso.

Es difícil encontrar jugadores de sus características, y sobretodo que sean zurdos. La calidad con el perfil izquierdo escasea; Vargas de América y Gallardo de Pumas son algunos, pero Rayados tiene en González a uno más desarrollado.

En algún momento fue parte de una generación que provocaba muchas expectativas nacionalmente, quizá se estancó pero sigue a buen tiempo de convertirse en la figura que se esperó fuera.



gw