EDUARDO TORRES | @EDUTORRESR
14 de septiembre de 2017 / 06:27 p.m.

Las actuaciones sobresalientes de Rayados no son un producto de la casualidad, el equipo que más dejaba dudas durante el verano se coloca como el más fuerte en estos primeros meses de competencia.

Dos partidos dudosos ante Morelia y Veracruz provocaron fuertes críticas y abucheos, pero con el paso de los juegos el sistema y su ejecución fueron dando tranquilidad.

Líderes en la liga, en octavos de final de Copa como el tercer mejor equipo del campeonato, mejor ofensiva y defensiva en el torneo, un ataque bien balanceado. Pero nada de esto es producto de la casualidad.

Durante el verano lograron armar una plantilla bastante competitiva en un Xl titular, cambiaron a Avilés por Cardona, Medina por Piris y sumaron a Vangioni y Carrizo, además le dieron una mejora a la banca en cuestión de ataque con Benítez, un delantero que quizá no hizo mucho en Cruz Azul, pero su calidad ya había sido previamente comprobada. Además sumaron a Neri Cardozo después del préstamo en Querétaro, un jugador que ha resultado muy importante para la Copa.

Una de las virtudes más relevantes esta temporada ha sido que Mohamed logre manejar correctamente la plantilla, darles las oportunidades adecuadas a cada uno y respetar quien esté en mejor nivel, haber debutado a Jonathan González y tener gran calidad, y mantenerlo pese al regreso de Selección y lesión de Molina, ha sido una prueba muy importante para que el grupo humano se mantenga.

Se han visto algunos problemas con los penales, pero no debe ser un tema que pase a mayores. Con control de un elegido para tirarlos y entrenamiento continuo, el problema debe controlarse o desaparecer.

Quedan 9 partidos hasta que comience la liguilla, el próximo juego en copa es el martes ante América. Las pruebas no van a cesar, y es uno de los retos más importantes para Mohamed: mantenerse arriba.




gw