EDUARDO TORRES | @EDUTORRESR
16 de octubre de 2017 / 06:23 p.m.

No hay forma de menospreciar el torneo que ha hecho Rayados hasta ahora.  El sábado por la tarde, ante Pachuca, tuvo una prueba muy importante en casa para mantener el invicto.

Se enfrentaba al goleador mexicano del torneo, a un ataque que con el paso de los minutos iba a estar muy sobrepoblado y, con todo y eso, saldrían victoriosos.

PRIMER TIEMPO

¿Qué se podía esperar de Pachuca? Un equipo que ni siquiera estaba entre los primeros lugares del torneo, pero con su calidad individual podía generar muchos problemas. Cuando inicia el partido, Keisuke Honda parecía jugar de 9 y pudo haber problemas en la defensa, pero no contábamos con la gran actuación del joven de edad y adulto en madurez futbolística Jonathan González. Lo siguió a donde iba, se propuso aislar al japonés y lo logró.

Rayados estaba en una búsqueda de amplitud con laterales; Medina y Vangioni tienen un sentido ofensivo que le da mucho al equipo, Celso Ortíz, Jonathan González y Carlos Sánchez equilibraron el mediocampo e incluso tuvieron el balón para incomodar a Pachuca por momentos.

Hubo varios lances a Funes Mori, como en cada partido, pero hubo uno en especial que le dan tras un balón parado a favor rechazado. Rogelio la baja por izquierda, descarga y se mueve, la jugaba va a la derecha y él sigue por izquierda. Pabón cruza el balón y Funes Mori puso el 1-0. Esta jugada se repitió algunas veces más en el partido, una de las mejores opciones de ataque.

SEGUNDO TIEMPO

El problema de Pachuca había sido en parte por la elección del 11 titular, ¿Honda de 9? El segundo tiempo se fue modificando en hombres y en forma, fue en la segunda mitad donde Diego Alonso logró una mejora que el equipo no pudo convertir en goles.

Rayados lo entendió, lo asumió y eligió replegar un rato y tratar de contragolpear. Pachuca estuvo un poco encima, incluso con balón parado, y fue el 66 un tiro de esquina favorable a los Tuzos que Hugo González controla, sale rápido y en una ráfaga Rayados estaba del otro lado, con Pabón en izquierda, Funes Mori al centro y Avilés a segundo poste. Todos dentro del área, y Dorlan cruzó a Hurtado para el 2-0 definitivo.

CONCLUSIONES


Aunque hubo momentos mejores para Pachuca, en el partido Rayados nunca sufrió de más. Controló el juego con y sin balón, según fuera necesario, y eso le valió para que todos se sintieran cómodos y terminaran con 27 puntos con una fecha más durmiendo como líderes. Jonathan González es una exhibición de fútbol, Medina y Vangioni un ejemplo de laterales y Mohamed un afortunado por tenerlos a todos juntos.






gw