EDUARDO TORRES | @EDUTORRESR
24 de noviembre de 2017 / 11:13 a.m.

Probablemente nadie esperaba algo diferente a lo que sucedió el miércoles por la noche en el Estadio Jalisco, Rayados se impuso durante los primeros minutos al Atlas y le bastó para llevarse el primer partido de la serie.

Atlas pagó derecho de piso por su estilo, salir jugando le costó un gol y algunas otras ocasiones de peligro, pero no se rindieron y trataron de seguir el mismo camino para llegar al arco contrario.

Una intensidad sin igual

Los primeros 20 minutos de Rayados fueron ejemplares, el 100% de los jugadores estaban en la misma sintonía de dinámica, presión y precisión en todo el campo. Esta primer parte del juego les permitió tomar ventaja de dos goles que al final les daría el triunfo.

Una duda era si ese ritmo iba a permitirles llegar con un buen nivel físico hacia el final del juego.

Monterrey volvió a iniciar con un 4-3-3, Jonathan González volvió a recibir muchas ayudas de Celso Ortíz, los 3 delanteros siguen con la misma movilidad y los laterales hacen un buen trabajo, pese a que tuvieron muy pocas oportunidades de atacar.

La individualidad

Como en cada partido, hubo algunos jugadores muy buenos y otros no tanto. Me parece que Nicolás Sánchez tuvo una actuación muy correcta para tratar de detener los ataques rivales por el centro y haciendo constantes apoyos a Vangioni para tener el 2 contra 1 por la banda.

Otros jugadores que me gustaron fueron Jonathan González, pues pese a que tiene una pérdida que termina en gol,la mayor parte de su partido consistió en hacer lo necesario para darle un balance, orientación, pausa y achique a lo que necesitaba Monterrey.

Hubo en especial dos jugadores que no me gustaron, el primero es Jesús Molina y quizá tenga que ver con que estuvo de central y ya no es su posición habitual aunque allí inició su carrera cuando debutó con Tigres, tenía una mala ubicación sobretodo porque jugó con cuatro al fondo y no con cinco. Otro que no me gustó fue Carlos Sánchez, y ese sí no tiene excusa. Estuvo en su zona, pero erró mucho con elbalón.

Atlas no se rindió

Lograron convertir gol para el 2-1, y siguieron insistentes buscando el arco de Rayados. Por fuera, por dentro, por arriba y por abajo tuvieron esa insistencia aunque no pudo ser recompensada con goles, Monterrey se salvó algunas veces en la línea y terminó sufriendo.

Zavala y los cinco

Ya para terminar entró Zavala por Pabón, da la indicación de jugar con cinco al fondo y él se coloca como central junto a Molina y Sánchez. Esto hablaba de un total repliegue para defender los embates atlistas, personalmente quizá nunca esté de acuerdo con defender de esa forma para conservar una ventaja. Son más los contras que los pros.

Rayados recibirá a Atlas el próximo domingo en su casa donde no perdió en todo el semestre. 



gw