DIEGO MEDINA
1 de febrero de 2016 / 12:44 p.m.

Rayados comenzó su semana de trabajo con el pie derecho teniendo un ligero entrenamiento adornado con el ambiente de su afición, que aprovechó el día de asueto para visitarlos en el Barrial y externarles su apoyo incondicional.

Cerca de 300 aficionados decidieron ir al entrenamiento de su equipo en día festivo y recibieron el premio de poder entrar, disfrutar de la práctica y obtener el autógrafo y fotografía de sus ídolos que los atendieron al final del entrenamiento.

Originalmente el Monterrey entrenaría a puerta cerrada, sin embargo al darse cuenta de la cantidad de aficionados que acudieron al Barrial, Rayados decidió abrir la puerta, gesto que los aficionados aplaudieron.

Jugadores como Edwin Cardona, Rogelio Funes Mori, Dorlan Pabon, Aldo De Nigris y prácticamente todo el equipo otorgaron su tiempo para atender al público y regalarles su autógrafo. Incluso, De Nigris obsequió su playera a un niño que mostró su alegría ante la acción del atacante.