EDUARDO TORRES | @EDUTORRESR
27 de noviembre de 2017 / 06:35 p.m.

Monterrey se instaló en semifinales, es la segunda vez que lo logran con Antonio Mohamed al frente del equipo. La primera vez fue en el Clausura 2016, aunque aquella vez la historia no terminó tan bien, el presente de Rayados es mejor que hace año y medio.

Sucedió lo esperado, incluso se le puede llamar que ocurrió “lo normal”. Con una goleada 4-1 frente a Atlas, el 6-2 global, se confirmó la superioridad que tiene Rayados con respecto al resto de los equipos de la liguilla.

¿Por qué Rayados parece tan superior al resto?

A muchos se les hace sencillo comenzar a desacreditar lo hecho por Rayados, por el hecho de haber enfrentado a Atlas, un equipo que quizá no tiene el mejor de los momentos, el mejor de los delanteros, la mejor plantilla o en general un equipo demasiado llamativo, pero eso no es ninguna culpa de Rayados.

Cuando un equipo es poderoso tiene que demostrarlo ante todos, durante la temporada regular dio dos golpes de autoridad importantes: el primero fue ante el América y el segundo contra Tigres hace apenas una semana. Y ahora en liguilla volvió a dar un golpe duro, es de mucho valor cumplir la expectativa creada.

Cabe mencionar también que las características de posesión de Atlas se prestan para que la presión de Rayados se sienta comodidad con esa presión alta, y las deficiencias defensivas de los rojinegros Monterrey supo explotarlas.

Contra Atlas hubo goles de todo tipo, y de forma constante. Del minuto 1 al 40, Rayados no dejó de proponer en ningún momento con su idea de juego. No totalmente ligada a la posesión, pero sí explotando las características de Avilés Hurtado, Carlos Sánchez y aprovechándose de ese juego directo que dominan tan bien.

¿Se puede caer Rayados?

No ha existido el equipo invencible, la táctica y estrategia de Monterrey está bastante clara y tal parece que Rayados lo entiende perfecto y lo ejecuta de la mejor forma en la cancha, hasta ahora lo único que podría causarle daños mayores es solamente la cuestión invididual.

Las cosas imponderables son las lesiones por golpes, pero lo que el cuerpo técnico tiene que tener bastante claro de revisar constantemente es las cargas de trabajo de los jugadores, sobre todo de Jonathan González y los delanteros, y probablemente laterales, que son los que más desgaste tiene en los partidos.







gw