EDUARDO TORRES | @EDUTORRESR
13 de octubre de 2017 / 11:54 a.m.

El futbol mexicano vive una época donde los goleadores de los equipos son extranjeros. Víctor Guzmán (mediocampista) y Oribe Peralta (delantero) son las excepciones, y esta ausencia de atacantes nacionales también incluye a Rayados. Y en una mayor medida.

En partidos de liga y liguilla, ningún mexicano del equipo de Antonio Mohamed ha anotado desde la jornada 15 del Clausura 2017, cuando César Montes hizo el gol del triunfo ante Tigres en el Clásico 110. 

Desde entonces suman 14 partidos en los que la cuota goleadora ha sido cubierta en su totalidad por foráneos. De hecho, Rayados es el único equipo en el Apertura 2017 que no registra a un mexicano venciendo las redes enemigas.

En total, suman 22 tantos que han sido repartidos así: Avilés Hurtado (6), Funes Mori (5), Pabon (5), Carlos Sánchez (2) y Vangioni, Benítez, Ortiz y Basanta.

Esta tendencia no tiene nada de malo a nivel torneo local: la competencia con el resto de los equipos que aspiran a campeonatos exige tener lo mejor posible, sean de la nacionalidad que sean, pero ¿qué tan débil es la base ofensiva mexicana para el Turco Mohamed?

De los 5 delanteros registrados, Marco Bueno es el único formado en México, pero hay que decir que el resto de equipos tampoco tienen como prioridad a los jugadores nacionales, la gran mayoría utiliza extranjeros.

Jugando en la sub-20 hay futbolistas como Daniel Lajud, Aldo Tamez e incluso Ángel López que ya debutó con el primer equipo.

Hugo González, Efraín Juárez, César Montes, Jonathan González y Jesús Molina pueden ser la base mexicana del equipo, con la regla 9/9 hubo que aumentar a un mexicano más, ¿qué pasará con Rayados si el próximo año la regla se modifica a 8/10 y hay que tener otro jugador nacional más?

Al igual que la mayoría, Rayados aprovecha muy bien la compra de extranjeros que les han salido muy bien, sobretodo los ofensivos, pero no hay que descuidar la base para el futuro.


gw