ROBERTO FLORES - @BETOFLORES67
22 de diciembre de 2015 / 08:50 p.m.

Los Rayados del Monterrey presentaron esta noche a sus tres refuerzos para el Clausura 2016 y lo hicieron al más puro estilo europeo, pues los tres posaron con su indumentaria de "guerra" en la misma cancha del nuevo estadio.

Carlos Sánchez, Walter Ayoví y Miguel Herrea Equihua estuvieron junto al presidente deportivo Luis Miguel Salvador y al director deportivo Duilio Davino en esta ceremonia de presentación con sus nuevos uniformes.

El Pato Sánchez portará el dorsal 13, Ayoví el 33, mientras que Herrera tendrá el 34 en sus espaldas.

"El reto siempre en cada equipo que voy lo pongo en lo más alto. Puebla no fue un equipo que elegí, se dio en su momento, ahora sí elegí a Monterrey con la ilusión de que al equipo le vaya bien", señaló el uruguayo.

Por su parte el defensa central mexicano admitió que sabe de la competencia que tendrá que sortear para poder aspirar a un puesto titular.

"Agradecer al club Monterrey por esta oportunidad. Hay gran competencia, grandes jugadores que nacieron en el club, vengo con o ilusión y ganas de aportar lo mejor de mi, ganarme un puesto y que me vaya muy bien en esta etapa de mi carrera", señaló Herrera Equihua.

En el caso de Walter Ayoví el simple hecho de volver al club que le abrió las puertas del futbol mexicano y con el que conquistó varios campeonatos es una motivación extra y una ilusión muy grande, pues a la afición albiazul se le acostumbró a logros importantes.

"Hay camada de jugador diferente a lo que había anteriormente, en este momento sabemos del compromiso que significa estar acá, hay que hacer lo que quiere el entrenador todos pensando positivamente en lo que necesita Rayados.

"El equipo acostumbró a la gente a que siempre lo veía triunfador, quizá las cosas no se han venido dando, pero hay los argumentos suficientes para que se puedan lograr", indicó el ecuatoriano naturalizado mexicano.

Al final de la presentación en la sala de prensa del estadio los jugadores pasaron al vestidor para poner su uniforme completo y de ahí saltaron a la cancha donde posaron para los medios de comunicación.

El más emocionado era Carlos Sánchez, quien no dejaba de admirar la majestuosidad del inmueble de La Pastora. Los tres posaron de forma individual y después juntos para loas gráficas, siendo el único pero el que ninguno dominó el balón como se acostumbra en las presentaciones del Viejo Continente.