EDUARDO TORRES | @EDUTORRESR
4 de diciembre de 2017 / 10:38 a.m.

Cada que Rayados juega en casa es difícil emitir opiniones que no terminen en “fueron muy superiores a su rival”.

No importa cómo inicie el juego, porque Monterrey en algún momento va a tener al contrincante a su antojo y terminarán por liquidarlo. Al Atlas y a Morelia les tomó muy poco tiempo quedar eliminados en liguilla enfrentando a Rayados ante su afición.

Otra vez, los primeros minutos del juego fue mejor el Morelia y lo dijo Mohamed en la rueda de prensa posterior al partido: el factor psicológico cuenta mucho, los rivales no tienen nada que perder y se van al frente y tienen algunas oportunidades, y en las pérdidas cercanas al área de Hugo González salen los trazos largos que terminan en oportunidades muy claras o inclusive en goles, como pasó la noche del domingo.

El fútbol de Rayados tiene dos adjetivos concretos: práctico y efectivo. Meterse a fondo para analizar lo que ocurrió en el 4-0 no es una pérdida de tiempo, el análisis jamás será en vano, pero en cada momento te puedes ir dando cuenta de cosas evidentes. La presión, el achique, la superioridad numérica para quitar la pelota y el juego directo.

Lo que intenta y logra Monterrey no es una cuestión de tirar pelotazos, el que actualmente piense así seguramente podrá estar en una burbuja muy pasional incapaz de valorar lo que hace cualquier equipo, porque aunque no es el fútbol más duradero o más estético no cabe duda que está muy bien hecho, sobretodo en tres de las cinco fases del juego: transición ofensiva, transición defensiva y balón parado.

Haber vencido 4-0 a Morelia en casa de alguna forma se veía venir, aunque Monarcas fue un equipo importante durante el torneo, las diferencias individuales y el dominio del sistema de juego era totalmente favorable para Rayados, además de jugar en la fortaleza de Guadalupe. Pero no quiere decir que lo que logra Mohamed sea sencillo de conseguir, porque muchas veces lo más fácil es lo más difícil de mantener. Quizá se te da en 5 juegos durante la temporada, pero Rayados lleva cerca de 20 partidos sin decepcionar.




gw