EDUARDO TORRES | @EDUTORRESR
9 de noviembre de 2017 / 05:20 p.m.

Rayados recibirá esta noche a Santos en un partido que durará menos de 90 minutos.

Este encuentro es la continuación del partido suspendido por lluvia en la jornada 11 del Apertura 2017, la convocatoria de algunos jugadores a su selección por fecha FIFA evitó que se logren utilizar las mismas alineaciones.

Sin seleccionados

Stefan Medina, César Montes, Carlos Sánchez y Avilés Hurtado fueron convocados por sus respectivas selecciones, dos defensores, un mediocampista y el delantero más importante no estarán presentes esta noche.

Según la alineación proporcionada por Diego Armando Medina, los reemplazantes serán Efraín Juárez, Nicolás Sánchez, Celso Ortíz y Jorge Benítez respectivamente. Todos han tenido actividad recientemente con el primer equipo, no serán unos desconocidos para el sistema, parte de esto es resultado de la rotación realizada por Mohamed, ese tipo de decisiones le dan al futbolista minutos de juego importantes para que en esta clase de situaciones no sean sorprendidos.

Una cuestión de estilos

Durante la temporada, Rayados tiene un promedio de 22.8 minutos de posesión por partido, es el tercero que menos tiene el balón en el torneo, y Santos Laguna promedia 24.2 minutos de tenencia por juego, no son tan disparejos, entonces ¿quién será el equipo que asuma el control del balón?

Ambos tienen jugadores para correr al espacio, en ambos esa es su mejor característica de ataque, pero seguramente uno tendrá que ceder. A los dos les cuesta, pero quizá Rayados es el que mejor podría acomodarse a ese contexto, tal como ocurrió contra América en el primer tiempo.

El puntaje

Si Rayados gana este partido llegaría a 36 unidades, y Tigres seguiría con 32 con solo un partido más por jugarse, no habría posibilidad de que Monterrey perdiera el liderato y cerraría toda la liguilla en casa.

Mucho se ha hablado de cuánta importancia debe haber en este encuentro, si debe aspirar al liderato o dejarlo para el Clásico Regio, personalmente creo que no debe haber duda de luchar por igual todos los partidos, y seguramente lo de esta noche no será la excepción. El Clásico será otra historia que aún le queda tiempo para empezar a ser contada.





gw