ROBERTO FLORES | @BETOFLORES67
9 de septiembre de 2017 / 09:09 p.m.

Monterrey mantuvo su paso perfecto en casa, llegó a 20 puntos y se acercó cada vez más a la clasificación apenas en 8 jornadas, venciendo 1-0 a un Necaxa que vendió cara la derrota siendo un rival más que incómodo para el superlíder.

Rayados ligó cuatro triunfos en casa en este torneo y se afianzó en el liderato general de la competencia, demostrando que a pesar de que los hidrocálidos les complicaron el trámite, pudieron salir avantes para beneplácito de sus aficionados.

Justo después de la fotografía oficial de ambos equipos, el sonido oficial anunció que se transmitiría en las pantallas gigantes un video de Don Roberto Hernández Jr como un homenaje póstumo al cronista de Multimedios Deportes fallecido el pasado 3 de septiembre. Además se guardó un minuto de silencio en memoria a las víctimas del temblor ocurrido hace unos días en el Sur del país.
Ya en el juego, antes del primer minuto Isijara ya había mandado un aviso en tiro fuera del área. Lo que respondió Monterrey al 3’, cuando César Montes se perdió el gol rayado al rematar desviado, dentro del área y sin marca alguna, tras un centro por derecha de Pabón.

Necaxa no se intimidó, al contrario, le hizo ver a todos en el nuevo estadio que no lo asustaba nada el superlíder, el más goleador y el que más dispara a gol en la liga. A los 6’ se salvó el equipo de casa cuando Carlos González estrelló un tiro en el travesaño.

Lejos de venir a encerrarse a ultranza, los Rayos buscaron siempre apretar la salida albiazul, no darle mucho espacio a Pabón ni Hurtado, provocando que por momentosse tornara un duelo de ida y vuelta en los primeros 12 minutos.

Necaxa poco a poco le quitó la pelota al Monterrey, lo que tenía muy incómodo a Antonio Mohamed en el banquillo, más cuando el árbitro Jorge Antonio Pérez le perdonó una tarjeta roja a Carlos Sánchez por un planchazo sobre Dieter Villalpando.

Contrario a su estilo, Rayados quiso ponerse a tocar la pelota, tratar de hilvanar pases ante la imposibilidad de jugar en forma directa como está acostumbrado, ya que los zagueros hidrocálidos tenían bien cubiertos a los extremos albiazules.

Cuando era mucho mejor el visitante, a los 28 minutos Miguel Ponce trata de retrasar el balón al portero Marcelo Barovero, pero quedó cortó y Funes Mori aprovechó para ingresar al área, al intentar quitarse al arquero argentino éste le cometió un claro penalti.

Carlos Sánchez tomó el balón y se dispuso a enfrentar a su ex compañero de River Plate y sacó un disparo franco al centro del arco donde “Trapito” aguantó a pie firme y evitó la anotación,y por partida doble, porque en el contrarremate de Funes Mori volvió a atajar, dejando ahogado el grito de gol en los aficionados que llenaron el “Gigante de Acero” en La Pastora.

Rayados tuvo una más antes de terminar el primer tiempo, pero Funes Mori disparó muy por encima del arco hidrocálido tras un buen centro de Carlos Sánchez. Para el complemento, el “Turco” tendría que hacer despertar a sus muchachos porque el rival les estaba saliendo muy respondón.

Monterrey con una mayor determinación, metiendo al Necaxa en su territorio defensivo y al 50’ Barovero volvió a salvar su arco al desviar un tiro peligroso de Pabón, que incluso despertó a sus aficionados en la tribuna, empezando las famosas “guerras de porras”.

Una vez más al 52’ el “Trapito” Barovero había evitado el gol a un remate de Dorlan, aunque antes se había marcado fuera de lugar. Finalmente la insistencia albiazul rindió sus frutos y mediante el hombre que se había equivocado en el penal del primer tiempo.

Al 55’, Necaxa se equivocó al querer dejar fuera de lugar a los delanteros locales, Funes Mori se enfiló al arco y dio un servicio a Carlos Sánchez quien ahora sí no perdonó para el 1-0 que festejaron de gran forma sus aficionados.

Los Hidrorayos adelantaron líneas, aunque sin generar tanto peligro sobre la portería de Hugo González. Al 75’ amenazaron con un centro que bajó en el área González, pero no pudo definir para empatar el marcador.

Mohamed sacó a Pabón y Hurtado, enviando a Jesús Molina y “Ponchito” González buscando aguantar la presión visitante, pero también dejándole la pelota y metiéndose mucho en su propio terreno. Funes Mori tuvo el segundo al 88’, pero una vez más Barovero evitó la anotación.

Rayados supo manejar los últimos minutos teniendo la pelota cerca de la portería rival para manteniendo la ventaja para llegar a 20 puntos y colocarse a 6 de la cantidad promedio para clasificar a la Liguilla.