NOTIMEX
14 de junio de 2013 / 01:41 a.m.

México • A fin de formular soluciones o tratamientos para resarcir la humedad que degrada el subsuelo del Camarín de la Virgen de Loreto, en el Museo Nacional del Virreinato (MNV), especialistas en geofísica del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) realizaron pruebas de georradar en dicha construcción.

Los resultados preliminares arrojaron la existencia de oquedades debajo del suelo, que provocan condensación por la diferencia de temperatura entre las paredes frías y el ambiente caliente. A su vez, éstas ocasionan la presencia de sales y humedad en la superficie del azulejo del camarín.

De acuerdo con información difundida por el INAH, para realizar los análisis, los expertos se apoyaron en el uso del georradar, herramienta que utiliza ondas electromagnéticas generadas por una antena emisora, para reflejar y detectar cambios en las propiedades del subsuelo.

Estos cambios pueden ser generados por humedad, porosidad, textura o estructura en el interior, incluso por la presencia de cuerpos extraños, informó el instituto.

Cabe señalar que esta herramienta no es invasiva ni destructiva, por lo que no representa ningún riesgo para piezas, obras de arte o monumentos históricos.

El MNV posee la construcción de la Casa de la Virgen de Loreto, devoción que fue promovida por jesuitas en el siglo XVII en la Nueva España; es una reproducción de la original, localizada en Italia.

En su interior se ubica el Camarín de la Virgen, un recinto construido en 1733 e integrado por muros, pilastras, arcos y bóvedas.

Sobresalen bustos de medio cuerpo que ofrendan y alaban a la Virgen, los cuales están cubiertos con plata y sostienen canastillas repletas de flores y frutas.

La capilla exhibe tres retablos con sus respectivas esculturas de la Inmaculada Concepción y las figuras de los santos Pedro y Pablo, que datan del siglo XVIII.

El INAH anunció que próximamente emprenderá una segunda etapa de estudios en el exterior del recinto, con el objetivo de realizar sondeos que permitan conocer si existe una posible continuidad de los cambios en otras estructuras del recinto.