ROBERTO FLORES | @betoflores67
21 de mayo de 2016 / 07:48 p.m.

En un partido no apto para cardiacos, en el cual se gozó y se sufrió al mismo tiempo, Rayados venció 4-2 al América para lograr su pase a la Gran Final del futbol mexicano por vez primera en su nuevo estadio, una instancia en la que no estaban desde el 2012 y donde no se coronan desde el 2010.

Un penalti animado por Edwin Cardona a siete minutos del final, cuando América ya tenía el pase en sus manos, le dio al Monterrey el pase luego de que las Águilas se habían puesto dos veces ahí por el gol de visitante.

Los más de 52 mil aficionados fueron testigos de una batalla épica, pues Rayados se puso 2-0 al frente en la primera parte, pero América anotó el 2-1 y luego el 3-2 que eliminaba al conjunto local, que nunca dejó de luchar y finalmente los eliminó con un global de 4-3.

La fiesta en el Coloso de Guadalupe empezó desde unos minutos antes del arranque del partido, cuando más de 50 mil aficionados formaron un mosaico espectacular con cartulinas azules y blancas, pintando de albiazul todas las tribunas.

Rayados salió decidido a anota el gol que necesitaba para emparejar la serie, tras perder 0-1 a media semana, tomó el balón y no le dio oportunidad a las Águilas ni de respirar tranquilas.

Guiados por Dorlan Pabón, los albiazules le daban circulación a la pelota y apenas al minuto 4 dieron un primer aviso. El colombiano centró por derecha y cuando Jesus Zavala se disponía a rematar de cabeza a placer, llegó Paul Aguilar y evitó el peligro.

A los 10', de nueva cuenta Pabón estuvo cerca, tomó la pelota por dicha y sacó un tiro-centro que Hugo González "escupió" pero en el intento de contrarremate Funes Mori no pudo llegar a tiempo.

América quiso responder a los 11' y estuvo muy cerca, cuando Osvaldo Martínez se metió al área con pelota contratada y disparó potente, pero a dónde Jonathan Orozco no tuvo problemas para detener, evitando el daño.

Un minuto después se salvaron las Águilas. Carlos Sánchez cedió de taquito a Funes Mori quien definió de izquierda, el balón pegó en la base del poste izquierdo y no pudo meterse al arco, dejando ahogado el grito de gol en todo el estadio.

Jesús Zavala tuvo que salir lesionado a los 17 minutos, tras un choque con Osvaldito y entró en su lugar Neri Cardozo quien le dio otra profundidad a l ataque rayado.

Quien no aparecía en el partido era el colombiano Edwin Cardona, estaba errático, no agarraba la batuta del juego, incluso hasta Pabón y el propio Antonio Mohamed le pedían más intensidad.

De pronto, apareció la magia de "Crackdona". Corría el minuto 27 cuando Gargano robo un balón a delante de la media cancha, avanzó y lo cedió a Cardozo quien no pudo controlar y le cayó a Edwin quien con la marca de tus rivales disparó de tres dedos y metió el esférico en el ángulo inferior derecho del arco americanista, haciendo inútil la estirada de Hugo González.

"Oé, oé, oé, Edwin, Edwin", era en cántico que inundó todo el estadio en conocimiento al Golazo que acababa de anotar y que ponía a Rayados en la Final.

Ahora América tenía que ir al fiebre, necesitaba un gol que obligará a Monterrey a meter otros dos y poco a poco fue adelantando líneas. Al 40' Andrés Andrade dejó escapar el gol con un disparo por encima.

La más clara llegó ya en tiempo de reposición cuando Darwin Quintero se quitó a tus rivales en el área, disparó de derecha y Orozco evitó el gol una vez más, siendo la figura rayada y provocando que el estadio empezará a cantar: "oé, oé, oé, Jona, Jona".

Rayados estaba a 45 minutos de meterse a una Final por vez primera desde el 2012, cuando en el Clausura de ese año perdió el título ante Santos.

Pero América tenía que reaccionar y apenas a los 46' Paolo Goltz puso a temblar a los albiazules con un disparo que apenad se fue desviado.

Sin embargo, a los 48' Monterrey aplacó a las Águilas con una gran jugada de Carlos Sánchez y Neri Cardozo, quienes hicieron una pared dejando al uruguayo solo en él área y cedió el balón a Rogelio Funes Mori quien sólo tuvo que empujarlo para el 2-0 que desató la locura en el estadio.

Mientras la "guerra de porras" inundaba cada rincón del Coloso de Guadalupe, Ignacip Ambriz le pedía calma a sus jugadores, pues seguían yendo por un gol. Por eso al 54' mandó a Michael Arroyo por él contención "Chepe" Guerrero y tres minutos después a Darío Benedetto por Quintero.

América se fue encima por ese gol, Rayados apostó al contragolpe y en la tribuna el "jugador número 12" también hacia su partido presionando al rival cada que tenía la pelota.
Sin embargo, al 63' cayo ese gol que necesitaban. En un tiro libre de Arroyo que dejó parado a Jonathan Orozco y le daba momentáneamente el pase a la Final al América con el 2-1 por el gol de visitante.

Golpeado por el gol, Rayados fue al frente por el tercero, aunque seguía "semi noqueado" y los americanistas buscarían matar en el contragolpe.

Al 69' y al 70' Funes Mori estuvo cerca, pero sus remates fueron contenidos por la zaga capitalina. La afición estaba nerviosa y pedía más intensidad.

Si Orozco había sido figura, al 73' Hugo González evitó el tercer gol albiazul al desviar un tiro de Funes Mori. Mohamed no aguantó más y mandó a Aldo de Nigris por Gargano.

Monterrey y su hinchada querían la Final y al 77" la tuvo de vuelta con un soberbio gol de Carlos Sánchez, quien de derecha puso el balón en el ángulo superior izquierdo para el 3-1 que transformó la casa rayada en un auténtico "manicomio".

Cuando ya parecía todo bajo control, apareció de nuevo Michael Arroyo y con otro golazo en tiro libre puso el 3-2 haciendo inútil el vuelo de Jona al 81'.

Dos minutos después, vino una mano infantil de Miguel Samudio dentro del área y el árbitro Roberto García no dudó en marcar penal. Edwin Cardona no perdonó y puso el 4-2 rayado y de nuevo el boleto a la Final. Ahora se tenía que cuidar la ventaja e impedir que América anotara otro.

Funes Mori tuvo el quinto al 92' pero lo desaprovechó, América insistía con balonazos al área o buscando una falta en los linderos del área, pero ya no hubo nada y Rayados ganó el pase.

"¡Vamos Monterrey, queremos la Copa, la hinchada está loca y yo quiero verte campeón!" Empezó a escucharse tras el silbatazo final.

Rayados esta en otra Final y buscará un título más en su historia, el quinto, un logro que no consigue desde el 2010 cuando en la cancha del Tec se coronaron sobre Santos, ahora por vez primera en el nuevo estadio lo buscarán hacer el próximo domingo ante Pachuca o León.