Tomás Víctor López

11 de mayo de 2015 / 07:11 p.m.

Sólo el título de goleo individual de Dorlan Pabón y la regularidad en la cancha de Severo Meza son aspectos que se pueden recatar en la temporada vivida por los Rayados en el Clausura 2015.

El Monterrey terminó en el lugar 12 para lograr el objetivo de calificar sólo en uno de los últimos cuatro torneos cortos.

Aunque tuvieron una marcada mejoría en los resultados tras la llegada de Antonio Mohamed a la dirección técnica, nunca en las 17 jornadas el equipo pudo ubicarse por encima del décimo lugar en la tabla general.

Rayados hilvanó dos triunfos un par de ocasiones en la campaña, al ganar en casa 5-1 al León en la jornada 11 y vencer de visitantes 4-3 al Tijuana para colocarse por única ocasión en el lugar 10 de la tabla.

En la recta final, Rayados derrotó en casa 1-0 al Morelia en la antepenúltima fecha y venció 2-1 a los Jaguares en Tuxtla Gutiérrez para llegar a la última jornada con una posibilidad de avanzar a la liguilla.

Como local, Rayados terminó invicto con cinco triunfos y cuatro empates pero no pudo ganar en el último juego del calendario que hubiera significado el pase a las finales.

El problema crónico del Monterrey han sido los partidos en cancha ajena, donde ganaron dos partidos y perdieron nueve.

Para este torneo llegaron como refuerzos Edwin Cardona, Alexander Mejía, Yimmi Chará y Pablo Barrera pero al final el equipo volvió a quedarse fuera de la fiesta final.

Con Carlos Barra el equipo ganó cuatro puntos de 18 disputados para un rendimiento del 22 por ciento que lo ubicaban en el penúltimo lugar al momento de cambiar de entrenador.

Con Mohamed en el timón, el Monterrey ganó 20 de 33 para una productividad de 60 por ciento en cuanto a puntos ganados.

En la regularidad de los futbolistas, Severo Meza fue el único que jugó completos los 17 partidos de la temporada.

El capitán de Rayados colaboró además jugando como lateral derecho, mediocampista y lateral izquierdo al estar en la cancha los mil 530 minutos del torneo.

Finalmente, el equipo vivirá otra "sacudida" en el plantel para el siguiente torneo pero ahora comenzará a escribir páginas de su historia en el nuevo estadio del Parque Río La Silla.