JOSÉ ELGUETA | @JMelqueta
17 de octubre de 2016 / 12:10 p.m.

Monterrey recuperó la contundencia ante un opaco Jaguares en la jornada 13 del Apertura 2016, al golear de gran manera a los Chiapanecos 4 por 1, ganando la primera de cinco finales que tendrá en el cierre del torneo, la siguiente prueba será ante Toluca, rival directo en las aspiraciones por clasificar a la Liguilla.

Los de la “Pandilla” se ubican en la décima posición con 17 unidades, mientras que los choriceros son séptimos con 20 unidades, un triunfo de Rayados este fin de semana, haría que superaran a los dirigidos por, Hernán Cristante, gracias a la diferencia de gol. Hoy los de la Sultana del Norte, tienen saldo a favor de +4 en esa asignatura, contra el +2 de los diablos.

Antonio Mohamed, deberá mejorar lo realizado en casa, en donde han acumulado 4 empates y 2 triunfos. De vital importancia será sumar una nueva victoria ante los Diablos, que en sus últimas visitas a Monterrey, lleva marca de 1 triunfo, 1 derrota y 3 empates.

La última vez que se enfrentaron fue en la jornada 17 del Apertura 2016, en la que Monterrey ya tenía asegurada la clasificación a la fiesta grande del futbol mexicano, y disputó el encuentro con cuadro alterno, cayendo 2 – 1 el gol de la “pandilla” fue obra de Dorlan Pabon.

Mejorar la contundencia ha sido la frase repetida en el seno Rayado durante todo el semestre, labor que se ha mejorado y gracias a la goleada del fin de semana en la selva chiapaneca, es la tercera mejor ofensiva del semestre con 22 anotaciones, sólo por debajo de Pachuca con 27 y Morelia con 23.

Esa función se debe repetir en el “coloso de acero”, pues de las 22 conquistas se han convertido 10 en casa, el hombre más efectivo del Monterrey es el delantero argentino, Rogelio Funes Mori, que se posiciona con 8 goles a una sola conquista del líder de goleo Dayro Moreno de los Xolos de Tijuana.

Ante Toluca debe aparecer la ofensiva rayada, los Diablos vienen con la motivación de su último triunfo en casa de 2 – 1 ante Pumas. El partido será un duelo de Liguilla, pensando que ambos necesitan de manera imperiosa el triunfo para entrar a la fiesta grande del futbol mexicano.