ROBERTO FLORES | @betoflores67
9 de abril de 2016 / 06:21 p.m.

Monterrey no tuvo piedad de su rival y con un espectacular segundo
tiempo masacró 6-0 a Jaguares para afianzarse en el superliderato y
tener cada vez más cara de campeón.

América le había arrebatado a Rayados el primer lugar tras golear a
Xolos, pero fue cuestión de minutos para que los de Antonio Mohamed lo recuperaran y alcanzaran los 30 puntos por vez primera desde el
Clausura 2012.

El partido presentaba a dos equipos desiguales. Uno el superlíder y
con uno de los mejores planteles de la liga. El otro lugar 15, con
tres juegos sin ganar y lo peor de todo sin poder cobrar su sueldo.
En el papel la gran duda era cuántos goles le metería Rayados a
Jaguares, pues no parecía haber forma en que los chiapanecos le
pudieran hacer la maldad a los albiazules.

Y muy rápido se hicieron buenos los pronósticos, pues apenas al minuto 3 Dorlan Pabón hizo el 1-0 en una gran jugada individual.

Recibió el balón de Carlos Sánchez adelante de medio campo, se quitó a tres rivales y de derecha venció a Óscar Jiménez para inaugurar el marcador.

Jaguares estaba golpeado y cuando parecía recobrar fuerzas vino la
marcación de un penal rigorista de William Paredes sobre el "Pato"
Sánchez al 12', para que el mismo uruguayo lo hiciera bueno un minuto más tarde para el 2-0.

Los hinchas albiazules que casi llenaron el Coloso de Guadalupe
estaban emocionados, sentían que podría ser una noche histórica y que Jaguares regresaría a casa lleno de cuero.

Sin embargo, el superlíder pareció conformarse con el marcador. Le
cedió el balón al cuadro chiapaneco se acomodó al contragolpe.

Lavolpe estaba desesperado en la banca, pues aunque tenían el balón no sabían qué hacer con el, equivocaban pase tras pase y Silvio Romero clamaba por algún pase filtrado o algo para ponerle peligro a Orozco.

En dos ocasiones avisaron, pero ni Romero ni Vanegas pudieron
aprovechar, mientras en su zona técnica Antonio Mohamed no estaba nada contento con lo que estaba pasando, pues su equipo se puso al nivel de un rival muy disminuido futbolísticamente.

Para el complemento Lavolpe mando de inicio dos cambios. Adrián Marín por David Andrade y Emiliano Armenteros por el juvenil Murilo
Damasceno en busca de mayor presencia de medio campo hacia arriba.

Lamentablemente par el "Bigotón" de poco le sirvieron los movimientos. Apenas al 47' llegó el 3-0. Sánchez cedió el balón a Edwin Cardona quien de izquierda saco un tiro fuera del área para vencer a Jiménez y hacer estallar el júbilo en la tribuna. Todavía muchos estaban comentando el gol, cuando cayó el cuarto.

Rayados aprovechó que Muñoz Mustafá quiso dejar en fuera de Pabón,
quien llegó a línea de fondo y intentó ceder a De Nigris que cerraba
por el centro y Alonso Zamora mandó el balón a su portería para un
claro autogol al 50'.

La fiesta empezaba a prenderse en la tribuna y terminó por
generalizarse al 55' cuando De Nigris hizo el 5-0. El "Tano" aprovechó
un tiro al travesaño de Cardona y mandó el balón al fondo de las
redes.

"¡Olé, olé, olé, Aldo, Aldo, Aldo!", empezó a cantar todo el estadio
en tributo al menor de los De Nigris.

Herido en su orgullo, Jaguares intentó encontrar aunque fuera el gol
de la honra, pero sus esfuerzos eran con más ganas que ideas.

Lo mejor no había llegado. Walter Ayoví condujo el balón desde su
primer cuarto de cancha, llegó a los linderos del área y sacó un
trallazo de izquierda que se metió en el ángulo para un soberbio 6-0
al 63' que convirtió al estadio un manicomio.

La tradicional guerra de porras y las olas inundaron el "Coloso de
Guadalupe", y no era para menos, sus Rayados estaban dando una cátedra de contundencia.

Todavía Edwin Cardona, en dos ocasiones, y Dorlan Pabón tuvieron el
séptimo gol, pero no pudieron lograrlo ante un portero chiapaneco que
ya quería que se acabara el partido.

Rayados dejó en claro que es el principal candidato al título y ahora
tendrá cuatro partidos para buscar romper su marca de 36 puntos del
Apertura 2010.

Era tanta la felicidad rayada que el cántico de "¡Vamos Monterrey,
queremos la copa, vamos Monterrey queremos la copa!", fue entonado
una vez más por unos 50 mil ilusionados hinchas albiazules.

Rayados
Por tercera ocasión en su historia, Rayados logró llegar a 10 triunfos en un torneo corto.