DIEGO ARMANDO MEDINA | @dgoarmando
4 de mayo de 2018 / 08:11 p.m.

En un duelo digno de una gran final regia, lleno de emociones, adrenalina, suspenso, goles sonrisas y llanto, las Tigres siguieron los pasos de los Tigres y al igual que en la varonil lograron salir campeonas en casa de su acérrimo rival y festejaron su primer titulo en la Liga MX Femenil.

Con un marcador total de 8-6 incluyendo penales luego de un 4-4 global al haber igualado 2-2 en la vuelta, las felinas pudieron celebrar un campeonato que parecía se les escapaba de las manos luego de que en tiempo de compensación las Rayadas lograron la igualada y alargar a los penales.

Fue un primer tiempo lleno de energía, garra, intrepidante y lleno de corazón de las 22 chicas 'regias' que buscaban ser parte de la historia positiva de sus respectivas y jovenes instituciones en el fútbol mexicano femenil; se notó que en los primeros minutos las Rayadas salieron nerviosas al campo y eso les cobró caro.

Al 16' las Tigres tuvieron la primera de la noche con un remate de la defensa Nancy Antonio en una jugada de pelota parada. El balón fue al travesaño y el primer suspiro del encuentro se asomó.

De inmediato dos minutos después el desconcierto local se mantenía y la anotación llegó. En un contra golpe letal las Tigres demostraron su poderío y contundencia en los botines de Lizbeth Ovalle.

Tiro de esquina a favor de Rayadas despejado por la zaga y prolongado por Nallely Rangel. Ovalle tomó la pelota dribló a un par de rivales y cuando tenía la opción de apoyarse se tuvo fe y prefirió disparar de zurda y convertir un golazo al ponerla casi en el ángulo izquierdo de la portería y vencer a la portera rival al 18'.

A partir de ahí las Tigres comenzaron a buscar el control de la pelota pero el ímpetu de las Rayadas y su fútbol se comenzó a mostrar.

En los botines de Desirée Monsivaes el Monterrey intento por todos lados. Par de tiros de esquina que no fueron bien conectados y un disparo al 27' de media vuelta mandado por Monsivaes que apenas pasó desviado. Tigres logró aguantar el empuje albiazul y se fue al medio tiempo con la mínima ventaja.

Para la segunda mitad el tenor y color del encuentro se mantuvo, las emociones estuvieron al máximo y el corazón de cada una de las futbolistas se quedó en la cancha de Guadalupe, Nuevo León.

Rayadas pegó rápido y se metió al partido. Al 49' un penal sobre Desirée Monsivaes puso a Monterrey en el partido. Cobrado excelsamente por la capitana Rebeca Bernal arriba a la izquierda de la portería María Martínez el marcador se puso 1-1 y explotó el Gigante de Acero.

Las locales come Aaron a tener la pelota, el control de las emociones y las oportunidades, aunque no muy claras pero al fin arriba de gol.

Al 53' llegó la mala noticia para las Rayadas pues su figura Monsivaes tuvo que abandonar el partido por una lesión en el hombro después de un choque en una pelota dividida. Parecía se le vendría la noche a las albiazules.

Tigres se puso arriba al 78' cuando más alejadas del arco estaban. En prácticamente su única llegada en la parte complementaria Katty Martínez con apenas cuatro minutos en la cancha dentro del area y por el centro apareció sola para vencer a Claudia Lozoya.

A partir de ahí Rayadas se fue al frente y afanozamente buscaron el empate que hasta el 92' lograron. Diana Evangelista mandó un centro de zurda medido para Norali Armenta que se alzó como figura para de cabeza marcar el empate 2-2.

Pero el fútbol es como la vida. Ya en penales las dos anotadoras de Rayadas en el partido fueron las villanas, ambas fallaron. Rebeca Bernal y Norali Armenta erraron. Bernal siendo la primera en tirar y Armenta la cuarta. Por Tigres fuero. Perfectas. Marcaron Rangel, Antonio, Villarreal y Mercado para sentenciar la derrota Rayada y de nuevo la gloria Tigres en la cancha del club de fútbol Monterrey, tal y como lo hicieron los varones hace casi cinco meses.

DP