Notimex
21 de junio de 2013 / 06:07 p.m.

 

Panama • Al menos 1.5 millones de personas sufren algún tipo de ataque cibernético por día, incluso el hackeo a cuentas electrónicas, por falta de controles, señalaron en el foro sobre seguridad informática de la Cámara de Comercio e Industrias de Panamá.

Jorge Rey, director de seguridad informática de la firma Kaufman, de Estados Unidos, indicó que cifras de la industria estiman que al año unos 556 millones de persona enfrentan algún tipo de agresión cibernética.

Los objetivos de quienes penetran redes informáticas son obtener ganancias financieras y también predomina el interés de reconocimiento como hacker, indicó el experto.

Otras cifras proporcionadas por el especialista señalan que 59 por ciento de empleados que abandonan sus empresas lo hace también robando información sensible de la firma que dejan para entregarla a la competencia.

"Las empresas van a perder competitividad o cualquier ventaja, se roban listas de clientes y se van a otras empresas", comentó Rey.

Tanto los ataques cibernéticos como el robo de información sensitiva ocurren porque los individuos como las corporaciones descuidan aspectos de seguridad. "Nosotros mismos abrimos las puertas a los hackers", dijo.

En este sentido, citó que en un estudio realizado en Panamá por la empresa consultora CISSCO se advirtió que solo 24 por ciento de las compañías encuestadas aplica medidas de seguridad para impedir intrusos en sus sistemas.

El director de estudios económicos de la CCIP, Manuel Ferreira, señaló que adoptar medidas de seguridad informática atañe a todas las empresas, aunque reveló que muchos se excusaron por considerar que este problema solo es para empresas financieras.

"La debilidad básica es la gente", consideró a su vez el abogado en tecnología, Jorge Troyano, al señalar que existen mecanismos legales para imponer controles, pero se usan con escasa frecuencia.

Sobre el punto de confidencialidad indicó que el código penal establece penas de hasta tres años de prisión a quienes violen acuerdos de confidencialidad, pero son pocas las compañías que usan ese tipo de documentos cuando contratan nuevo personal.