10 de abril de 2013 / 01:17 a.m.

El servicio Google Fiber es 100 veces más rápido que cualquier otro servicio y se estima que para mediados de 2014, ofrezca servicios y precios similares a los que proporciona en Kansas City.

  Dallas • Google informó hoy que eligió a Austin, Texas, para que sea la segunda ciudad de Estados Unidos que cuente con su servicio "ultra rápido" de conexión a internet, al ofrecer una velocidad 100 veces mayor que la más veloz de banda ancha.

El anuncio, realizado este martes por ejecutivos de la compañía, el gobernador de Texas, Rick Perry, y el alcalde de Austin, Lee Leffingwell, se produce justo un año después de que Google iniciara el despliegue de esta tecnología en Kansas City.

Google explicó que eligió a Austin para instalar su servicio Google Fiber porque esa ciudad es "la meca de la creatividad y el espíritu empresarial, con prósperas comunidades artísticas", además de tener la Universidad de Texas y su nuevo hospital de investigación médica.

Google Fiber aporta una velocidad de conexión a internet que es en promedio 100 veces más rápida que cualquier otro servicio.

Esto ofrece la posibilidad de transmitir grandes volúmenes de información en segundos, lo que resulta útil para múltiples compañías, incluyendo las de cine, diseño gráfico, laboratorios de medicina y otras directamente relacionadas con las nuevas tecnologías.

El gobernador Perry dijo que este servicio permitirá impulsar la economía de Austin, al servir como un poderoso imán para atraer a un nuevo grupo de compañías tecnológicas."Con la instalación de Google Fiber se puede decir que Texas está un paso más cerca de convertirse en el próximo centro tecnológico de la nación, invitando a algunos de los visionarios más audaces y creativos a llamar a Austin su casa", afirmó Perry.

Se estima que para mediados del año próximo, Google ofrecerá en Austin servicios y precios similares a los que proporciona en Kansas City, incluyendo un servicio de televisión opcional.

La compañía también contempla ofrecer conexión "gratuita" durante siete años, siempre y cuando los clientes paguen los costos de instalación de la red en sus domicilios.

Con el despliegue de esta tecnología en Austin, Google demuestra su interés por expandirse en el área de infraestructura, para contar con su propia red de distribución de internet en Estados Unidos, lo que le permitirá ofrecer televisión por cable y otros servicios.

Horas después del anuncio de Google, este mismo martes, la telefónica AT&T reveló que contempla instalar también en Austin, Texas, una red de conexión a internet con una velocidad de un gigabyte por segundo.

AT&T indicó que sus planes incluyen otorgar su servicio de conexión en los "mismos términos y condiciones que Google en temas tales como el alcance geográfico, ofertas, derechos de vía, permisos, licencias estatales y cualquier incentivo a la inversión".

NOTIMEX