EDUARDO TORRES | @edutorresr
20 de noviembre de 2017 / 12:17 p.m.

El Clásico 113 significó el liderato absoluto de Monterrey en el Apertura 2017, más allá de conseguir el resultado positivo hubo un golpe de autoridad frente a Tigres, aunque había causado mucha incertidumbre qué cuadro usaría Mohamed, quedó bastante claro que más allá de si están todas las figuras del equipo o no, la idea de juego es muy clara y todos saben ejecutarla.

Hubo razones clave para que Rayados haya mostrado una gran superioridad ante Tigres, y son las siguientes:

Intensidad

Todos los jugadores de Monterrey tuvieron un ritmo de juego bastante alto de inicio a fin, la cuestión física y de actitud fue importante para superar a Tigres en cada una de las líneas del campo. No dejaban salir jugando desde el fondo, los duelos aéreos los ganaron sin mayor problema, los mano a mano por las bandas también fueron ganados por los marcadores laterales Medina y Vangioni.

En campo rival, jugadores como Funes Mori y Avilés Hurtado fueron constantes presionando a todo aquél jugador de amarillo que tuviera la pelota, además de cortar las líneas de pase para tratar de interceptar e iniciar desde allí los ataques para acercarse al arco de Nahuel Guzmán.

Jonathan González

Si ponías a alguien a ver este partido, sin saber nada del fútbol mexicano, y le decías que es el primer torneo de Jonathan González seguramente no lo iba a creer. La calidad demostrada en el campo fue impresionante, aunque estuvo en duda para participar por la lesión sufrida ante América en Copa MX jugó el partido de una forma monumental en todos los aspectos necesarios para su posición: intercepción, creación de juego, achique, intercepción de balones, pases con ventaja al compañero.

Superó a Rafael Carioca en esa posición y fue un gran apoyo para que Rayados se sintiera muy cómodo en este sector del campo, y una vez que ganó esta zona pudo hacer las cosas mucho más sencillas.

Basanta, Sánchez y Molina

La línea de 3 que conformó Mohamed, además de los marcadores laterales Medina y Vangioni, fue precisa para cuestiones obvias de defender y también para romper la línea para cercarse al mediocampo y hacer apoyos, superioridad numérica e incluso algunas conducciones que dejaron valores positivos para los centrocampistas y delanteros.

Romper la línea y apoyar a los volantes centrales fue importante para anular a Carioca y Lucas Zelarayán, además de también evitar que Gignac estuviera como interior/mediapunta, dado que tuvo una presión encimada y precisa durante prácticamente todo el juego.

SR