ROBERTO FLORES - @BETOFLORES67
23 de abril de 2016 / 08:46 a.m.

A estos Rayados no hay quien los pare. Aunque sufriendo un poco lograron igualar el récord de puntos en un torneo corto y de paso aseguraron terminar la campaña como superlíderes al vencer 3-2 a un aguerrido Querétaro.

El Monterrey llegó a 36 puntos, sumó su cuarta victoria consecutiva desde el parón de la fecha FIFA y aunque pierda sus dos restantes partidos nadie lo moverá el primer sitio de la tabla general.

El conjunto albiazul se complicó el trámite del juego en la segunda parte, luego de irse al descanso con un cómodo 2-0, los Gallos Blancos los empataron, pero al final sacaron el triunfo que ilusiona a sus aficionados cada vez con volver a ser campeones.
Justo antes del encuentro y cuando la afición vio en las pantallas gigantes la figura de Víctor Manuel Vucetich se dio una gran ovación par el técnico que los guió a cinco campeonatos, dos de liga y tres de Concachampions.

"¡Oé, oé, oé, oé, oé, Vuce, Vuce!", cantaba al unísono el Coloso de Guadalupe, como un merecido homenaje al estratega que implantó el récord de puntos en un torneo corto que ayer se igualó, al llegar a 36.

El duelo arrancó bajo un auténtico diluvio que se dejó sentir en la zona de La Pastora y que se mantuvo por casi todo el primer tiempo con gran intensidad, provocando que muchos aficionados de las primeras filas tuvieran que buscar refugio en una zona más alta mientras pasaba el temporal.

Rayados impuso condiciones desde el silbato inicial de Jorge Isaac Rojas, pues fue amo y señor de las acciones, mientas los Gallos Blancos querían, pero no podían. Lo mejor del visitante fue una opción de Tito Villa a los seis minutos que desperdició estando solo dentro del área, y luego una de Sepúlveda que salvó Jonathan Orozco al 19'.

Dorlan Pabón fue el jugador más incisivo del Monterrey, estuvo cerca de abrir el marcador en tres ocasiones, siendo la más clara a a los 14' cuando Funes Mori le bajo un balón centrado por Efraín Juárez, pero el colombiano voló su disparo.

Edwin Cardona dio el primer aviso en disparos de media distancia al 16', obligando a Tiago Volpi a rechazaron problemas, el balón le quedó a Funes Mori, pero el Mellizo no pudo definir.

Fue al minuto 25 cuando se rompió el ostión queretano y con un golazo. Carlos Sánchez recibió el esférico de Pabón y fuera del área saco un trallazo que se incrustó en el ángulo superior derecho para el 1-0 que hizo estallar el Coloso de Guadalupe.

A partir de ahí sol hubo un equipo en la cancha. Al 30' llegó el 2-0 luego de una gran jugada de Walter Ayoví por izquierda, centro para que Funes Mori de izquierda fusilara a Volpi, para romper su sequía goleadora. No anotaba desde la jornada 7 cuando el 20 de febrero marcó en la goleada a Veracruz.

Ya no hubo más en la primera mitad, y para el complemento se antojaba que el conjunto albiazul fuera por más anotaciones, mientras los emplumados buscarían acortar distancias.

Vucetich sacó a Nery Domínguez y metió a Jaime Gómez buscando mayor presencia ofensiva. Rayados empezó a manejar el juego, pero sin meter el acelerador a fondo.

Poco a poco el Querétaro pisaba más el terreno rayado y al 57' Luis Miguel Noriega voló su disparo a la entrada del área. Pero un minuto más tarde Yerson Candelo no desaprovechó y marcó el 2-1 en un golazo.

El Turco Mohamed envió a Jesús Zavala por Efraín Juárez para tener mayor peso en la media cancha que ya se la había ganado el visitante.

Querétaro no dejaba de pelear, de ir al frente motivado por el gol y al 63' enmudeció al estadio al anotar el 2-2. Corral mandó centro que Orozco no pudo cortar, el balón le quedó a Noriega que reccentró y Villa remató chorreado, pero el esférico le llegó a Ángel Sepúlveda que no desaprovechó y la mandó a guardar.

Por si fuera poco el dominio rival, al 67' Edwin Cardona se hizo expulsar de forma infantil al insultar al juez de línea y el silbante le sacó la roja directa. Rayados tenía que reaccionar y al 70' Tiago Volpi salvó su marco en un cabezazo de Basanta que desvió a córner. Neri Cardozo entró por Gargano en un claro mensaje de que iría por la descolgada el conjunto albiazul.

Y fue así como el superlíder fabricó una victoria más. Dorlan Pabón se fue a toda velocidad por derecha y mandó un tiro centro que a segundo palo llegó Cardozo cerrando la pinza para marcar el 3-2 que les dabe el triunfo al 84'.

Para cerrar el juego, Mohamed sacó a Pabón y metió a Ricardo Osorio, pues ya no quería más sorpresas.

La fiesta en el estadio empezó tras el gol. Las olas fueron y vinieron una y otra vez por toda la tribuna acompañadas por las tradicionales guerras de porras.

Pero el juego terminó con aquel tradicional cántico que se entonó en la época dorada.

"¡Vamos Monterrey, queremos la Copa, la hincha está loca y yo, quiero verte campeón!", la cual se repitió sin cesar durante los últimos minutos del encuentro.

Jorge Isaac Rojas pitó el final del juego y la algarabía de los aficionados se desató, más cuando en el sonido local pusieron el Corrido de Monterrey y todos lo cantaban mientras salían felices del Coloso de Guadalupe.