DIEGO ARMANDO MEDINA | @dgoarmando
12 de septiembre de 2016 / 07:37 a.m.

El tiempo y la falta de buenos resultados en el segundo semestre del año le están empezando cobrar factura al Monterrey y por lo pronto esta semana será crucial en el futuro Rayado al jugarse la vida en la Liga de Campeones de la Concacaf.

El miércoles La Pandilla visitará al Árabe Unido en busca de cobrar revancha por la derrota que sufrieron ante los panameños en casa la jornada anterior y llegarán con la urgencia de ganar por dos goles o si es por uno, de 4-3 en adelante para seguir vivos en Concachampions.

Rayados se complicó él mismo el poder avanzar de la fase de grupos en Concacaf al haber caído 3-2 en su nuevo estadio en manos del Árabe Unido y ahora no le bastará una victoria por la mínima diferencia ya que el criterio de desempate es el resultado directo entre los equipos y no la diferencian de goles.

Actualmente Monterrey tiene tres unidades en el grupo D de la competencia, Árabe Unido es líder con seis y tiene la ventaja de haberle ganado a Rayados de visitante marcando tres goles en patio ajeno.

El último partido del grupo será entre Rayados y Don Bosco en la nueva casa de La Pandilla y el Árabe Unido recibirá también al equipo Haitiano, por lo que todo indica ambos ganarán y es por eso que el boleto a la siguiente fase prácticamente se estará jugando el miércoles en el estadio Maracaná de Panamá, casa de los panameños.

Si Monterrey gana por un gol o empata, necesitará un verdadero milagro en la última jornada dejando en las manos del Don Bosco de Haití la posibilidad de avanzar a los cuartos de final, pus necesitaría que el club de Haití evite la derrota en Panamá, algo que luce realmente complicado.