EDUARDO TORRES | @EDUTORRESR
12 de julio de 2017 / 06:26 p.m.

La Copa Oro se ha convertido en la responsabilidad más grande para la selección mexicana, jugar contra rivales de menor envergadura incluso para mucha gente de afición y prensa es catalogado como obligación el ganar. Sin importar que se utilice un cuadro alterno, la gran responsabilidad existe.

El primer partido ante El Salvador fue solventado sin mayor problema, aunque apenas yéndose arriba 1-0 fueron empatados, el resto del juego siguió con un balance positivo en dominio para México. Una cantidad aceptable de llegadas y una cifra de goles anotados que genera tranquilidad.

Los jugadores de los equipos regiomontanos pueden seguir teniendo una participación importante en los partidos de este torneo, el juego frente a El Salvador tuvo a Jesús Dueñas como figura y Hugo Ayala pese a tener algunas desatenciones, tuvo una actuación bastante aceptable.

Jesús Molina ingresó al segundo tiempo para acomodar el centro del campo que estaba algo perdido con el “Burrito” Hernández, los que no participaron fueron Luis Rodríguez y César Montes.

El siguiente partido contra Jamaica tendrá algunos tintes diferentes de juego por la potencia que tienen los rivales, lo demostrado contra Curazao debió dejarle dudas a Juan Carlos Osorio y Pompilio con respecto a la elección de jugadores, las transiciones defensivas van a ser muy peligrosas y se necesitarán jugadores que tengan un buen recorrido de ida y vuelta sin sacrificar la calidad defensiva.

En este aspecto es donde pudiera entrar Luis Rodríguez e incluso César Montes en lugar de Hugo Ayala para solventar los lances aéreos que pueda hacer Jamaica, dejando a Hedgardo Marín como marcador central zurdo para la salida desde el fondo.

Toda esta participación de los jugadores es positiva para su desarrollo y roce internacional, pero ¿qué tanto afectará a los clubes sus ausencias?

DP