alejandra gonzález 
5 de marzo de 2016 / 03:38 p.m.

A falta de aproximadamente de tres horas para el Clásico 106, la reventa no para en las avenidas aledañas al estadio de Rayados.

Unos cinco hombres paran a los automovilistas enseñando boletos para el partido regiomontano, a pesar de que la acción es ilegal, algunos carros bajan el vidrio para preguntar los precios.

Cabe destacar que el Club de Futbol Monterrey invita a los aficionados vía redes sociales a evitar ser víctimas de la reventa.