9 de febrero de 2015 / 10:05 p.m.

Monterrey.- La ocasión hace al ladrón, y una muestra de ello la dio Francisco Rosas Cruz, pues al notar que nadie lo veía en el área de regalos de una tienda departamental, se escondió entre la ropa varios pares de calcetines con la intención de llevárselos sin pagar.

 

Lo que no pensó es que las cámaras de video nunca cierran los ojos, registrando toda su acción, por lo que cuando intentó salir, ya lo esperaban unos policías de Monterrey, quienes habían sido llamados por el gerente del negocio.

 

Rosas Cruz de 26 años de edad, dijo vivir en la colonia Nuevo Repueblo y argumentó que los había robado para tener un regalo en el día del amor y la amistad, pues nadie más se iba a acordar de él, pero los uniformados le aclararon que la compasión de nada sirve cuando se comete un delito, por lo que deberá comparecer ante el juez por el presunto robo.

 

 La tienda en cuestión se ubica en el cruce de Morelos y Escobedo, en el centro de la ciudad, a la cual el ahora detenido entró como cualquier otro cliente.

 

Sin embargo, su aspecto y la actitud sospechosa motivaron al personal de seguridad a vigilarlo, y fue cuando se dieron cuenta que debajo de su camisa se escondía varios pares de calcetines, con la evidente intención de robárselos.

 

Y si había duda de sus intenciones, esta se desvaneció cuando el individuo pasó junto a la caja ignorándola olímpicamente para dirigirse a la salida, en donde lo detuvieron.

 

El detenido fue trasladado a las instalaciones de la Secretaría de Seguridad Pública y Vialidad de Monterrey, ubicadas en el parque Alamey.

 

FOTO Y TEXTO: FRANCISCO ZÚÑIGA